Puntofijismo del siglo 21: AD-PSUV

Hay personas que decían que AD estaba muerto y muchos podrían pensar que después de lo acontecido en los últimos días Henry Ramos Allup y su tolda blanca serán enterrados en la historia de Venezuela y puede que sea así para muchos corazones dolidos, pero la verdad es que no están muertos, por muy traidores que parezcan siguen más vivos que nunca gracias a su juego sucio y macabro de darle la espalda a la oposición venezolana y demostrar (por fin), abiertamente que son capaces de hacer lo que sea por permanecer en el poder aunque eso traiga consigo una matriz de opinión bastante negativa. Pero algo ha demostrado Ramos Allup es que es un viejo zorro y que no importa que pase es como el chavismo: sale ileso de sus crisis. Creo que por eso se pueden dar la mano y por eso es que han sabido repartirse el país.

El mapa de Venezuela es rojo, pero ahora también es blanco… ¿quién ha dicho que las negociaciones no sirven? Sí, es cierto… no sirven para el país, no sirven para la gente, esa gente que sigue muriéndose de hambre, que sigue pasando penurias, pero sí sirve para ellos, para esa clase política que sabe que negociar es altamente positivo cuando de intereses personales se trata. Muchos criticaron y siguen criticando a Ricardo Sánchez por saltar la talanquera descaradamente, pero si lo vemos objetivamente, rindió frutos para el ese salto de talanquera. Como ahora probablemente esté rindiendo frutos para Ramos Allup, solo que el no necesitó vestirse de rojo. De algo debe servir tantos años en la política.

Y que el Gobierno siga haciendo lo que quiera, porque hoy de lo que se habla es de la pelea de los dirigentes de la MUD, como si no hubieran problemas más importantes en el país, como salir de la crisis, por ejemplo. Como sacar a Maduro del Gobierno o como recuperar la fe en la gente. A los políticos a veces se les olvida que se deben a un pueblo que vota por ellos y en vez de eso, lo que hacen es sacarse una vez más los trapitos al sol. ¡Cuándo aprenderán!

Bienvenidos al maduro ramos, versión blanquirroja. Ahora sí: paz a los restos de COPEI. Adiós al verde. Venezuela ahora es blanquirroja. Ahora bien, ¿qué sigue?

Sencillo y difícil: Venezuela necesita urgentemente una nueva oposición. Pero ya sé, esto va a ser tan difícil de lograr como lo ha sido el salir de Maduro y su combo. Pasemos al siguiente punto: Venezuela necesita de su gente, esa que no ostenta ningún cargo, esa que está padeciendo los estragos de la crisis. Venezuela necesita de acciones y de iniciativas de la sociedad civil que a falta de políticos y de una verdadera dirigencia entienda la importancia de tomar conciencia y organizarse, asumir la necesidad histórica de convertirse en actores y agentes de cambio. ¿Cómo hacerlo? Primero, pensando en el país que quieren tener, segundo organizando y tomando iniciativas individuales y colectivas, entendiendo la necesidad de rescatar valores y principios que se han perdido, asumir el rol de un ciudadano responsable y sobretodo practicar la solidaridad. Venezuela ahora más que nunca necesita de su gente, aprendamos a reconocer al otro, saber que hay personas que piensan distinto y que es válido, que no es un pecado y que en la diversidad de pensamiento está el cambio, entender que el enemigo ya no es ese amigo que piensa distinto, sino aquellos que tienen el poder de conducir al país y no lo están haciendo bien.

Venezuela necesita del trabajo de hormiguita, desde que salimos al trabajo o a estudiar desde temprano, hasta que llegamos a casa en la noche. Rescatar los “Buenos días”, “gracias”, ayudar a quien lo necesita, compartir un trozo de pan (que aunque sabemos que está escaso, necesitamos rescatar la solidaridad, el compañerismo), entender que quizá si tú no estás muriendo de hambre, alguien sí, no sentirse ajeno del dolor o la crisis del otro. Cambiemos, necesitamos cambiar y necesitamos entender que somos los únicos responsables del cambio, de la Venezuela que soñamos. Pregúntate: ¿qué estoy haciendo yo por Venezuela? Espero que esa respuesta no sea “salir a marchar”, porque con los años hemos visto que salir a marchar no ha solucionado nada, más que darle poder a los políticos para creer que tienen una herramienta para negociar.

Espero tú respuesta.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s