Perfil político de Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva, presidente de Brasil

Es domingo, 30 de octubre y Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva resultó vencedor en la segunda vuelta en las elecciones de Brasil. Así, Lula Da Silva se convierte en el ave Fénix que asume la presidencia por tercera vez. En este artículo te presentamos el perfil político de Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva, presidente de Brasil.

Orígenes de Lula Da Silva

perfil politico de luiz inacio lula da silva presidente de brasil

Nacido el 27 de octubre de 1945 en Pernambuco, estado del noreste pobre de Brasil, Luiz Inázio fue el séptimo de ocho hijos de un matrimonio de agricultores analfabetos.

Su infancia fue compleja.

Su papá los abandonó poco antes de que él naciera, para trabajar como estibador en Santos, en el estado de São Paulo, donde formó otra familia con una prima de su esposa.

Lula lo conoció recién a los 5 años, cuando regresó a visitarlos brevemente.

Un par de años después -y luego de que uno de sus hermanos mayores escribiera una carta haciéndose pasar por el padre en la que les pedía que se reunieran con él-, la madre de Lula, «doña Lindu», partió al sur con todos sus hijos.

Pero no duró mucho, y la familia original del patriarca migró otra vez, ahora a la gran ciudad de São Paulo.

Lula ha dicho que la separación de sus padres «en el fondo fue una gran liberación» para él, porque el papá era agresivo y contrario a la educación de sus hijos.

Entre su niñez y adolescencia, Lula fue vendedor callejero, lustrador de zapatos, repartidor de una tintorería y ayudant

Dejó la escuela a los 14 años y antes de los 20 se formó y trabajó en tornería mecánica, algo que con los años él mismo convirtió en una seña de identidad.

Carrera política de Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva

perfil politico de luiz inacio lula da silva presidente de brasil

En 1969, fue electo dirigente del sindicato de metalúrgicos de São Bernardo do Campo, un municipio obrero e industrial de São Paulo.

Da Silva entró a la vida sindical llevado por un hermano comunista y contra la opinión de su primera esposa, Maria de Lourdes, quien murió trágicamente en 1971, poco después de un año de matrimonio, por una hepatitis contraída durante su séptimo mes de embarazo. El niño que esperaba también falleció.

Esa fatalidad dejó una huella duradera en él, quien en su momento afirmó sospechar de falta de cuidado médico.

Cada vez le dedicaba más tiempo a la actividad gremial y en 1975 fue elegido presidente de su sindicato, señal de un liderazgo en ascenso. Encabezó las grandes huelgas obreras organizadas a fines de esa década en la región industrial paulista, inesperadas en un Brasil bajo régimen militar (1964-1985).

A comienzos de 1980 fue encarcelado junto a otros dirigentes sindicales sin mandato judicial. Pasó 31 días en una celda del Departamento de Orden Político y Social (DOPS) del gobierno militar.

Ese mismo año, se volcó de lleno a la política y fundó junto a otros sindicalistas, activistas sociales y católicos de izquierda el Partido de los Trabajadores (PT).

El PT ha sido hasta hoy una organización de izquierda sin ideología única que forjó relaciones con distintos movimientos izquierdistas de América Latina, desde más radicales hasta más moderados.

Fue una figura central del movimiento que exigió el retorno de la democracia en Brasil. En 1986, lo eligieron diputado y luego de ser derrotado tres veces como candidato presidencial, en 2002 hizo historia al convertirse en el primer exobrero en alcanzar la cima del poder en su país.

En 2011, Lula dejó la presidencia con un índice de aprobación superior al 80%.

Lula fue encarcelado en 2018 por 19 meses y fue liberado por el Supremo Tribunal Federal, que en 2021 anuló sus condenas por errores en los procesos y falta de imparcialidad de Moro.

Lo que dicen sobre Lula

perfil politico de luiz inacio lula da silva presidente de brasil

French, su biógrafo, sostiene que sus años de sindicalista fueron «una escuela de política» que definieron el estilo de liderazgo de Lula, basado en «crear espacios de convergencia entre la diferencia».

Pepe Mujica afirma que «Lula nunca dejó de ser un dirigente sindical, un deshacedor de entuertos». «No es un radical; es un negociador nato», dice. «Un luchador nato, de esos que la derrota parece que los fortifica».

Medios extranjeros lo destacaron como la personalidad del momento. Fue un referente para la izquierda latinoamericana, considerado más apegado a las reglas de la democracia liberal que líderes «bolivarianos» como el entonces presidente venezolano Hugo Chávez.

Universidades del mundo lo distinguieron como doctor honoris causa y el entonces presidente estadounidense, Barack Obama, lo definió como «el político más popular del mundo».

Críticas

Los gobiernos de Lula también son criticados por impulsar costosos proyectos públicos de dudosa viabilidad y recordados por grandes escándalos de corrupción.

El primero fue el mensalão o gran mensualidad, surgido en 2005: un esquema secreto de compra de votos en el Congreso que acabó con la condena de colaboradores cercanos de Lula y puso en riesgo su reelección.

Luego, ya en el gobierno de Rousseff y en medio de una creciente debacle económica, explotó el de Lava Jato, un caso de sobornos por contratos multimillonarios de la petrolera estatal Petrobras con empresas constructoras, considerado el mayor escándalo de corrupción en América Latina.

En el marco de este caso, Lula fue acusado de recibir favores de las constructoras privadas y condenado a prisión en 2018 por corrupción pasiva y lavado de dinero, en una megacausa conducida por el entonces juez Sérgio Moro.

Propuestas de campaña de Lula Da Silva

Así, ‘Lula’ ha prometido reconstruir al país. Y ha vuelto a la arena con un frente amplio, con alianzas y políticos más moderados y también más radicales. Sorprendió con el nombramiento de su antiguo rival Geraldo Alckmin como su fórmula vicepresidencial, para muchos, una nueva muestra de su habilidad política.

Algunas de sus banderas no han cambiado. En campaña ha abogado por la educación, el sistema de salud y para muchos analistas es evidente que vendrá con nuevas políticas de redistribución de renta. 

  • Sobre su programa de gobierno, Lula promete lanzar un Bolsa Familia «renovado y ampliado», agregando a los 600 reales mensuales otros 150 (USD 28) por cada hijo menor de seis años. Esto teniendo en cuenta que, actualmente, más de 33 millones de brasileños pasan hambre y 9,9 millones están desempleados en este país de 213 millones de habitantes.
  • Su propuesta económica tiene como pilares la inversión pública y la mejora del salario mínimo (1.212 reales, USD 236) para restaurar el poder adquisitivo de los brasileños frente a la elevada inflación.
  • El líder histórico del Partido de los Trabajadores (P) también se plantea implementar una reforma tributaria «para que los pobres paguen menos y los ricos paguen más».
  • Lula ha dicho que trazará un plan para reducir el endeudamiento que afecta a casi el 70% de las familias brasileñas.
  • Y propone una nueva legislación laboral «para ampliar la protección social», revirtiendo los «retrocesos» de una reforma de 2017.
  • En materia ambiental, Lula promete combatir frontalmente la minería ilegal, los incendios y la deforestación en la selva amazónica, fortaleciendo los órganos de preservación y control, debilitados durante la gestión de Jair Bolsonaro.
  • Pretende, asimismo, destrabar los recursos millonarios del Fondo Amazonía, financiado por Noruega y Alemania y paralizado desde 2019.
  • Lula promete además cumplir las metas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero asumidas en el Acuerdo de París y asegurar la «transición energética» del país.
  • Y en materia internacional, Lula apunta a «recuperar» el protagonismo global de Brasil con una política externa «activa y altiva», ampliando acuerdos comerciales internacionales y retomando la cooperación «sur-sur» con América Latina y África, así como el fortalecimiento del Mercosur, la Unasur, la Celac y y el Brics.
  • Respecto a la seguridad, Lula dice que es necesaria una «nueva política sobre drogas» que sustituya el actual modelo «bélico» de combate al narcotráfico con estrategias que privilegien la «investigación» y la «inteligencia» para desarticular las organizaciones criminales.
  • Lula promete defender «los derechos y territorios de los pueblos indígenas» y quilombolas (descendientes de esclavos) y se comprometió públicamente a crear un «Ministerio de los pueblos originarios», encabezado por un/a indígena.
  • También prevé políticas de salud, educación, empleo y seguridad para la comunidad LGTB+, y la ampliación de cupos sociales y raciales en universidades.

Viajaré para restablecer la relación que Brasil tenía con todos los países de Europa, de Sudamérica, con Sudáfrica, con China, con los países árabes, con Estados Unidos.

Luiz Inácio Lula Da Silva.

Retos de su presidencia

Los expertos creen que Lula enfrentará en su nuevo gobierno, que se inicia el 1 de enero de 2023, retos aún mayores que los que tenía cuando llegó al poder por primera vez en 2003.

«El desafío de Lula es proponer políticas que sean sustentables y de hecho puedan cambiar este escenario, tanto desde el punto de vista macroeconómico como social», apunta Magna Inácio, profesora de ciencia política en la Universidad Federal de Minas Gerais.

Y agrega que evitar nuevos escándalos de corrupción también será un reto vital del presidente electo.

«Desde el punto de vista de sobrevivencia del propio gobierno, esa es una cuestión muy sensible», dice Inácio a BBC Mundo. «Esperamos que sea un aprendizaje para el PT y que tenga estrategias más eficientes para lidiar con esos riesgos».

Te puede interesar leer:

Deja un comentario