Guerras en el mundo

5 Conflictos actuales en el mundo y que la mayoría de la gente ignora.

3 Comments

La guerra en Siria, el conflicto entre Corea del Norte y Corea del Sur, el conflicto armado en Colombia luego de la firma de paz entre el gobierno y las Farc  o el conflicto político en Venezuela que ha causado una crisis humanitaria… estos sin duda puede ser de los conflictos más sonados en el mundo actualmente, pero si ves un mapa que muestre todos los conflictos armados y no armados que se están dando en el mundo actualmente te darías cuenta que ignoras muchos de ellos o incluso, no sabrías si quiera de que se trata. Pues bien, en este post te traigo un top de los conflictos actuales en el mundo y que la mayoría de la gente ignora. En esta oportunidad, daré mayor importancia a la condición de las personas a consecuencia de estos conflictos más que en el origen político, pues como activista lo que quiero mostrar es la cantidad de personas en el mundo que están atravesando por una crisis humanitaria que los ha dejado al margen de los derechos humanos más elementales como la salud, la educación o la vivienda.

 

La crisis Rohingya: Myanmar y Bangladesh.

birmania.jpgActores: Birmania y Blangladesh.

Inicio del conflicto: Desde 1962. Sin embargo, en Agosto de 2017 se desató una ola de violencia  que muchos expertos catalogan como “limpieza étinica”.

Los rohingyas son un grupo étnico musulmán que ha vivido durante siglos en Myanmar (antigua Birmania), un país de mayoría budista. Actualmente, casi un millón de rohingyas residen en este país del sudeste asiático.

Las autoridades birmanas no consideran a los rohingyas como uno de los 135 grupos étnicos oficiales del país, y por ello, se les ha negado la ciudadanía desde 1982, lo que les ha convertido en apátridas.

Casi todos los rohingyas en Myanmar viven en el estado occidental de Rajine, uno de los más pobres. Debido a la violencia y la persecución gubernamental, miles de rohingyas se han visto obligados a huir a los países vecinos por tierra o barco durante el transcurso de varias décadas

El millón de rohingyas que viven en Myanmar denuncian sentirse discriminados por las autoridades de este país asiático, de mayoría budista. Los ataques a puestos de policía en la provincia de Rakhine, reivindicados por el grupo Arakan Rohingya Salvation Army (Arsa, por sus siglas en inglés),  desencadenaron una escalada de violencia y la reacción de las fuerzas armadas birmanas ha obligado a miles de rohingyas a abandonar sus casas en busca de una zona segura.

¿Cómo ve Bangladés a los rohingyas? Hay alrededor de medio millón de desplazados rohingyas registrados en los campos de refugiados en Bangladés. El Ejecutivo considera a la mayoría de ellos como «inmigrantes indocumentados” en Myanmar.

Bangladés ha intentado a menudo evitar que los rohingyas entren a su territorio. A finales de enero, Dacca trasladó a decenas de miles de estos musulmanes a la remota isla de Thengar Char en la bahía de Bengala, zona catalogada como “inhabitable” por grupos de derechos humanos. Dicha medida fue duramente criticada por la ONU y movimientos activistas.

¿Qué opina la comunidad internacional sobre los rohingyas? La comunidad internacional ha calificado a los rohingyas de “la minoría más perseguida del mundo”.

Las Naciones Unidas, así como varios grupos de derechos humanos, entre ellos la Amnistía Internacional (AI) y el HRW, han denunciado sistemáticamente las amenazas contra los rohingyas tanto por parte de Myanmar como por parte de países vecinos. La ONU ha calificado de “muy probable” que los militares birmanos hayan cometido y cometan graves abusos contra los derechos humanos en Rajine y afirmado que esos abusos podrían incluso categorizarse como crímenes de guerra. No obstante, el Gobierno birmano rechaza tales acusaciones.

Desplazados: la ONU estima  que en la actualidad hay al menos 420.000 refugiados rohingyas en la región del sudeste asiático. Y al mismo tiempo, valora que debe haber hasta 120.000 desplazados internos rohingyas en Myanmar.

Yemen.

Actores: Yemen, Arabia Saudita e Irán.yemen-1

Inicio del conflicto: Marzo de 2015.

Yemen es el país más pobre de Oriente Medio y se ha convertido desde 2015 en el terrible escenario donde se enfrentan Arabia Saudita e Irán. Se estima que 25 millones de yemeníes se encuentran en medio de las bombas y el hambre. Con 8 millones de personas en la hambruna, un millón de enfermos de cólera y cerca de tres millones de desplazados internos, el conflicto en Yemen tenderá a escalar este 2018.

El presidente del país, Abd  Rabbuh  Mansur  al-Hadi, vive exiliado en Arabia Saudita y sus tropas combaten de la mano de una coalición militar dirigida por los saudíes. ¿El enemigo? Los rebeldes hutíes, que cuentan con el apoyo  de Irán y controlan  amplios territorios del oeste del país, incluída la capital, Saná. Por si fuera poco, a la sombra del conflicto, una filial de Al Qaeda ha conseguido hacerse fuerte en parte del país.

La ideología hutí está inspirada por el Estado Revolucionario de Irán, por el movimiento palestino Hamás y por la organización libanesa Hezbolá, lo que le ha permitido influir en una parte importante de la población, desatendida durante mucho tiempo por el Gobierno. Sus milicias se encargan de asegurar el orden en la inestable región fronteriza, ejecutando a los salteadores de caminos y pacificando a los clanes enfrentados. De forma similar a los talibanes en Afganistán, los hutíes han instaurado una sensación de seguridad en detrimento de la libertad.

La atmósfera en Saada es opresiva. Los funcionarios del Ministerio de Educación, que llevaban meses sin cobrar sus salarios, fueron sustituidos por ‘profesores voluntarios’ procedentes de las filas de las milicias hutíes. En las aulas devastadas, hoy se estudia básicamente el Corán. Las mujeres permanecen encerradas en sus casas. Cuando se aventuran a salir a la calle, lo hacen cubiertas de los pies a la cabeza. Las niñas están obligadas a llevar velo a partir de los 8 años. Ya no hay escuelas, así que los niños van a la guerra, movidos por un cóctel de inactividad, pobreza y un patriotismo alimentado por las bombas saudíes

Desplazados: Según datos oficiales de la ONU, Más de tres millones de personas han huído de la zona en conflicto y la guerra se ha cobrado más de 10.000 vidas.

Ucrania.

Países actores: Ucrania y Rusia.

Fecha de inicio o duración: desde Noviembre de 2013.

El conflicto en el este de Ucrania se ha cobrado más de 10.000 vidas y sigue constituyendo una grave crisis humanitaria. El presidente Petro Poroshenko prometió al asumir el cargo un país limpio de corrupción y en paz. El pasado mes de febrero se cumplen tres años de unos acuerdos de Minsk que sirvieron para frenar la sangría de la guerra pero que no han desembocado en una negociación. Kiev sigue sin controlar Donetsk y Lugansk, que tampoco han recibido el estatus especial prometido.

Pero el problema no es solo el este del país. El Estado ucraniano es frágil incluso fuera de las zonas en las que interviene directamente Moscú. El Gobierno del presidente Petró Poroshenko no ha abordado la corrupción estructural que está en la raíz de muchos de los problemas del país. Muchos ucranianos están perdiendo la fe en las leyes, las instituciones y las clases dirigentes. La indignación por el acuerdo de Minsk, que mucha gente considera una concesión a los separatistas y a Moscú, es cada vez mayor, incluso entre los reformistas.

Desplazados: 1, 8 millones de ucranianos desplazados internamente por el conflicto en el este del país tienen problemas para sentirse seguros, encontrar viviendas adecuadas y tener acceso a un empleo o servicios básicos como atención médica. Más de 1,1 millones de cruces en la línea divisoria en el este del país, y ACNUR está preocupada por las dificultades que afrontan civiles para la libertad de movimiento, particularmente cuando pasan por este lugar.

República Democrática del Congo.

congo

Países actores: República democrática del Congo

Fecha de inicio o duración: en Octubre de 2018 se cumplen 22 años desde que se iniciara una sucesión de guerras.

Al ser conflictos crónicos, se silencian, pierden atención y la financiación internacional les da la espalda. Pero la crisis humanitaria perdura, el tránsito de la ayuda humanitaria al desarrollo en un contexto de desplazamiento forzado es muy difícil, las posibilidades de que los desplazados alcancen autonomía y una vida digna en lugares transitorios son poco probables.

La determinación del presidente Joseph Kabila de aferrarse al poder amenaza con intensificar la crisis en el Congo sumando una emergencia humanitaria que ya se encuentra entre las peores del mundo. A finales de 2016, el acuerdo de San Silvestre parecía ofrecer una salida, requiriendo elecciones para fines de 2017, después de lo cual Kabila dejaría el poder.

Durante el año pasado, sin embargo, su régimen no ha retrocedido, explotando el desorden de la oposición congoleña y disminuyendo la atención internacional y renegando de un acuerdo de poder compartido. En noviembre, la comisión electoral anunció un nuevo calendario, con un voto a fines de 2018, extendiendo la regla de Kabila por al menos otro año.

El curso más probable en 2018 es el deterioro gradual. Pero hay peores escenarios. A medida que el régimen toma medidas drásticas, no logrará asegurar partes del país y avivará la inestabilidad en otros. Sigue existiendo el riesgo de un descenso más pronunciado hacia el caos, con graves implicaciones regionales.

La intervención de la comunidad internacional ha sido deslucida. No ayudan las discrepancias entre África y Occidente: las potencias occidentales son más críticas y han sancionado a varios miembros del círculo de Kabila, mientras que los líderes y las organizaciones regionales africanas se resisten a criticar abiertamente al régimen, pese a que, en privado, algunos reconocen los peligros. Para llevar a Kabila hacia una transición pacífica es necesaria una diplomacia más activa, enérgica y unida, y, con suerte, una oposición más comprometida en el propio Congo.

Desplazados: La mayoría (40,8 millones de personas) son desplazadas internas, 21,3 millones son refugiadas y 3,2 millones son solicitantes de asilo, a la espera de una resolución de sus solicitudes.

Sudán del Sur.

Países actores: conflicto interno

Fecha de inicio o duración: desde Diciembre de 2013.

Sudan del Sur es un país rico en yacimientos de hierro, cobre, cromo, zinc, volframio, mica, oro, plata y diamantes.

Muchos justifican las raíces del conflicto en Sudán del Sur por razones “étnicas”, pero otros analistas sostienen que se debe a causas políticas y económicas enmarcadas en la rivalidad entre Salva Kiir y Riek Machar durante décadas.

Cuando el país logró su independencia en 2011 (apoyada por Washington) las facciones rebeldes acordaron repartir el poder en esa nación. Así, nombraron como presidente a Kiir y Machar asumió el cargo de vicepresidente.

Sin embargo, el 15 de diciembre de 2013 ocurrieron violentos enfrentamientos en los tres estados petroleros de esa nación: Alto Nilo, Unidad y Jonglei, refiere El Confidencial. Kirr llamó a la rebelión armada porque supuestamente Machar planificaba un golpe de Estado.

Sudán del Sur aporta el 85 por ciento de todo el petróleo y en gran medida proviene de los estados fronterizos de Bentiu y Alto Nilo, así como de Jonglei. Ocupa el tercer lugar en África en términos de reservas de esta materia prima.

Datos de Oxfam destacan que un 87 por ciento de la población no tiene acceso a los sistemas de saneamiento y solo un 47 por ciento puede tener agua potable. Más de 686 niños menores de cinco años padecen desnutrición y una de cada tres personas se encuentra en situación inseguridad alimentaria.

Según el informe presentado por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en marzo de 2016, la escala de la violencia sexual es aterradora en Sudán del Sur. De abril a septiembre de 2015, la ONU registró más de 1.300 casos de violación en uno de los 10 estados de ese país.

Cantidad de muertos o refugiados: Cifras de la Acnur señalan que hay 450.000 refugiados de Sudán del Sur en Etiopía, Uganda, Sudán y Kenia, y más de 1,2 millones de personas desplazadas internamente.

Las únicas víctimas de estos conflictos son y siempre serán los civiles, especialmente los niños que pierden un infancia y su inocencia, que no pueden disfrutar de su niñez ni recibir educación y una vivienda apta para vivir. Hay mucho por hacer y si bien estos conflictos parecen no tener fin, es importante que los gobiernos y organismos internacionales generen planes de ayuda humanitaria que contrarresten la situación de los niños en situación de guerra en el mundo. Te invito a reflexionar y pensar sobre cuál puede ser tu aporte para estos niños.

¿Qué conflicto agregarías a esta lista? No olvides compartirlo y regalarme un like. También te invito a suscribirte a este blog para recibir más artículos como este.

1024_2000

 

0 votes