Estados Unidos y el Talibán firman acuerdo de paz histórico que podría poner fin a años de conflicto en Afganistán

Hay una historia que cuentan en Kabul para explicar por qué el país no logra vivir en paz: “Cuando Alá hizo el resto del mundo, vio que había quedado un montón de desechos, fragmentos, trozos y restos que no encajaban en ninguna otra parte. Tras reunirlos, los arrojó a la Tierra y eso fue Afganistán”. 

Esas partes resquebrajadas son las que se enfrentaron desde siempre e hicieron que las tierras que se extienden a los pies de la cordillera de Hindu Kush vivan casi en permanente guerra interna. Aunque hay una cualidad de los afganos que logra ensombrecer esa lucha fratricida. 

Ante un enemigo externo, se unen hasta derrotarlo. Antes, absorben su cultura y la suman a su legado. De esa manera constituyeron un pueblo distintivo, parecido a otros de la región y al mismo tiempo muy diferente. 

Lo hicieron con los conquistadores persas, árabes, con el macedonio Alejandro Magno, Gengis Khan, Babur, el Imperio Británico y hasta el Ejército Rojo soviético. Ahora, en el siglo XXI, lo vuelven a hacer con Estados Unidos.

Acuerdo de paz para Afganistán

Acuerdo de paz entre Estados Unidos y los Talibán

Estados Unidos y los Talibán han firmado este sábado en Doha el acuerdo bilateral de paz que pretende ser el principio del fin a casi 20 años de una guerra en el país que ha costado las vidas de casi 40.000 civiles y definido la historia del conflicto internacional del siglo XXI. 

El enviado especial de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad y el jefe de la delegación negociadora talibán, Abdul Ghani Baradar, han estampado a las 14.15 en el hotel Sheraton de la capital de Qatar. 

Este pacto sienta las bases para la apertura de un paso crucial: las negociaciones entre el gobierno afgano y las milicias. 

La firma de este acuerdo, que no reconoce como estado al emirato islámico que propugnan los Talibán, se ha hecho en paralelo a una comparecencia con el presidente de Afganistán, Ashraf Ghani junto al Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg y el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper. 

Por su parte, los Talibán, han anunciado la suspensión de sus operaciones ofensivas en todo el país durante el día de hoy, mientras que su cúpula discute la posibilidad de hacerlo por más tiempo y de “modo defensivo”, como lo han descrito. 

También según el acuerdo, el Gobierno afgano y los talibán comenzarán sus negociaciones directas el próximo 10 de marzo, según los términos del acuerdo firmado este sábado entre Estados Unidos y las milicias. 

Claves para entender el acuerdo de paz entre Estados Unidos y los Talibán

  • Fin de la presencia de tropas estadounidenses 

Estados Unidos reducirá a 8.600 soldados su destacamento militar en Afganistán, que actualmente cuenta con unos 14.000, en un periodo de 135 días tras la firma este sábado del acuerdo de paz con los talibanes, y en 14 meses todas las tropas extranjeras saldrán del país si el acuerdo se cumple.

“Estados Unidos reducirá el número de fuerzas militares en Afganistán a 8.600 e implementará otros compromisos en el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes dentro de los 135 días posteriores” a la firma, reza la declaración conjunta de los Gobiernos de Estados Unidos y Afganistán hecha pública en Kabul poco antes de la firma del acuerdo en Qatar.

El documento continúa diciendo que las fuerzas militares extranjeras restantes se irán reduciendo “proporcionalmente durante un periodo equivalente, sujeto al cumplimiento por parte de los talibanes de sus compromisos en virtud del acuerdo” de paz, de forma que en 14 meses “todas” las fuerzas de la Coalición salgan del país asiático.

  • Liberación de prisioneros 

El acuerdo estipula que «para facilitar las condiciones de un acuerdo político, el Gobierno afgano participará en una conversación con los talibán, auspiciada por Estados Unidos, para concretar medidas de confianza, entre ellas la liberación de «hasta 5.000 prisioneros talibán», y «1.000 prisioneros de las fuerzas de seguridad afganas» que ocurrirá antes del inicio de las conversaciones entre Kabul y las milicias. 

Por último, Estados Unidos también ha anunciado que discutirá con el Gobierno afgano la posibilidad de realizar nuevas misiones de adiestramiento a las fuerzas de seguridad afganas, específicamente destinadas para combatir a la sección afgana de la organización yihadista Estado Islámico, Estado Islámico – Jorasán, Al Qaeda y «otros grupos terroristas internacionales».

En este sentido, Washington se declara «preparado para emprender operaciones militares adicionales en Afganistán, con el consentimiento de la república afgana, para interrumpir y degradar» las operaciones de estos grupos, «con pleno respeto a la soberanía de Afganistán» y en concordancia con los acuerdos de seguridad existentes

¿Cómo se percibe este acuerdo de paz en Afganistán?

Acuerdo de paz entre Estados Unidos y los Talibán

Después de la firma de ese acuerdo, una segunda fase empezará, una fase que se refiere a las conversaciones de paz intraafganas, las cuales van a ser mucho más complicadas ya que los talibanes llegarán en una posición de fuerza.

De alguna manera serán parte del poder político del país, su objetivo siempre fue recuperar el poder en Afganistán. Por lo tanto, la nueva generación, que como la sociedad en general, está cansada de la guerra y quiere paz, está muy preocupada y teme el regreso de los talibanes en la escena política. 

Muchos en Afganistán recuerdan su historial cuando estaban en el poder en Kabul y sus relaciones con la libertad. En ese tiempo las mujeres no tenían derecho a salir de sus casas, tampoco podían trabajar o estudiar, la música era prohibida.

Hoy los talibanes aseguran haber cambiado y no ser los mismos que hace 20 años. Dicen ahora que las mujeres afganas podrán trabajar y estudiar, pero dentro del marco del Islam. Es una fórmula vaga y ambigua que depende de su definición del Islam. ¿Será la misma que hace 20 años, cuando hubo lapidaciones? Es lo que preocupa a mujeres, jóvenes, intelectuales, artistas y a la sociedad civil en general.

¿Quiénes son los más beneficiados con este acuerdo?

Acuerdo de paz entre Estados Unidos y los Talibán

El presidente Ashraf Ghani es el gran perdedor en este caso, mientras los ataques contra el Ejército y la Policía afgana continúan. El acuerdo de paz legitima a los talibanes y los devuelve al primer plano de la escena política.

Durante las negociaciones fueron ellos quienes fijaron la agenda del proceso de paz y se negaron categóricamente a que el Gobierno de Kabul participara. Al mismo tiempo, los talibanes negocian de otro lado con otros afganos, miembros de la oposición, expresidentes y hasta representantes de la sociedad civil. Fue una total negación del poder afgano, que los talibanes consideran como un gobierno ilegítimo.

Pero eso no es todo, también aceptaron, como parte del acuerdo con la Administración de Trump, participar en las negociaciones intraafganas que tienen por objetivo definir el futuro del país, y las cuales son previstas después la firma del acuerdo. Sin embargo, establecieron una condición para empezar esa segunda fase: no negociar directamente con el Gobierno de Kabul sino con un equipo representativo de la sociedad afgana.

Conclusiones

Es histórico. Estados Unidos estaba en guerra contra los talibanes desde 2001. Un conflicto fuerte y mortífero, considerado del otro lado del Atlántico como el más largo de la historia de ese país. Washington gastó más o menos un billón de dólares y perdió aproximadamente 2.400 soldados en Afganistán, sin ganar la guerra. 

Al poner fin a las operaciones militares entre las dos partes, este acuerdo, que es finalmente el resultado de dos fracasos, el de Washington y el de los talibanes, es benéfico para los dos.

A algunos meses de las elecciones presidenciales estadounidenses, para Donald Trump es sin duda un éxito, que podrá explotar durante la campaña porque el regreso de las tropas a casa era una promesa electoral. Incluso había amenazado con abandonar Afganistán sin un acuerdo.

El presidente estadounidense Donald Trump

Para los talibanes, que no han perdido mucho, también es un éxito porque a pesar de que no lograron tomar el poder en Kabul, ni tampoco derrotar a los soldados estadounidenses con las armas, demostraron su capacidad para resistir la primera potencia militar del mundo y la presencia masiva de tropas de la OTAN dentro de su país, que entre 2013 y 2014 se llegó a contabilizar 150.000 soldados. Pero pueden sobre todo reivindicar una cierta victoria ya que obtuvieron todo lo que querían: notablemente el retiro progresivo y total de las tropas estadounidenses. Son ellos, desde mi punto de vista, los grandes ganadores del acuerdo.

Te puede interesar leer: 

Gracias por leernos. También puedes compartir este artículo con tus amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos.
Miss Política
0 votes

Miss Política

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: