Claves para entender el conflicto Irán-Estados Unidos

conflicto Irán-Estados Unidos
  • El presidente Donald Trump retiró a Estados Unidos del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), también conocido como el acuerdo nuclear de Irán, en mayo de 2018.
  • El acuerdo con Irán fue uno de los principales logros diplomáticos de la tenencia del ex presidente Barack Obama, pero ha seguido siendo un tema divisivo en Washington desde que se concretó en 2015.
  • Retirar a EE. UU. Del acuerdo fue una de las decisiones de política exterior más grandes y controvertidas que Trump ha tomado hasta ahora.
  • Desde que Trump retiró a EE. UU. Del JCPOA, las tensiones entre EE. UU. E Irán han aumentado constantemente y han alcanzado un punto de ebullición en los últimos meses
  • Irán anunció el 5 de enero que ya no se adheriría al acuerdo nuclear de 2015, solo días después de que Trump ordenó un ataque que mató a su máximo general.

¿Qué originó el conflicto Irán-Estados Unidos?

conflicto Irán-Estados Unidos

La rivalidad entre Estados Unidos e Irán encendió su llama con la toma de la embajada de Estados Unidos en Teherán (capital de Iran) en 1979 en la que secuestraron a personal y ciudadanos estadounidenses por 444 días.

Eso generó que Estados Unidos rompiera relaciones diplomáticas con Irán y comenzaran décadas de imposición de sanciones económicas y tensión entre ambos países. Pero en 2018 se dio un nuevo mojón en la tensión entre ambos países cuando el presidente de Estados Unidos Donald Trump se retiró del acuerdo nuclear iraní firmado en 2015 por su antecesor Barack Obama para garantizar el carácter no militar del programa nuclear iraní.

El pacto había implicado levantar las sanciones contra Iran en el marco del pacto, pero salido Estados Unidos del mismo por considerarlo un «desastre», Trump reimpuso sanciones que se han extendido e incrementado con el tiempo, las que han hecho mella en los iraníes.

Entre ellas figuran restricciones a las compras de Irán de dólares, el comercio de metales (acero y minería suponen la segunda mayor fuente de ingresos de Irán después del petróleo) carbón, sanciones a la industria del software y el sector automotor. También impuso sanciones para evitar la venta de petróleo iraní al extranjero.

Esto generó que Iran suspenda algunos de los compromisos del acuerdo internacional sobre su programa nuclear. 

En mayo 2019 anunció que dejaría de limitar sus reservas de agua pesada y de enriquecimiento de uranio, pero en julio confirmó que empezó a enriquecer uranio a un nivel prohibido tras haber superado el umbral de almacenamiento autorizado de uranio de bajo enriquecimiento.

En setiembre anuncia que activó centrifugadoras para aumentar sus reservas de uranio enriquecido. Pero más allá de eso la estrategia, según explican los expertos ha sido usar milicias aliadas para efectuar ataques a puntos clave de Estados Unidos que le permitan evitar represalias directas.

¿Por qué Irak es el lugar de choque de Estados Unidos e Irán?

Desde hace años, Irak se encuentra entre dos fuegos, atrapado entre sus dos grandes aliados: Estados Unidos e Irán. Y de a poco se ha convertido en el campo de batalla de dos potencias que buscan tener el control de medio oriente e incidir en el país, que es uno de los tres principales países exportadores de petróleo del mundo.

Pero además Irak está en medio de una crisis política y social en la que manifestantes reclaman desde hace meses la caída del régimen por la deficiencia de servicios públicos, las altas tasas de desempleo y la excesiva influencia de Irán en su país así como la presencia de milicias y otros grupos con afiliación sectaria, a los que los manifestantes han acusado de llevar a cabo ataques armados y secuestros de activistas y participantes.

Las protestas (el 60% de la población es menor de 25 años) ya se cobraron cerca de 300 muertos y más de 10.000 heridos desde octubre en que estalló el conflicto. 

La presencia iraní en el territorio creció luego que Estados Unidos se retiró tras el combate al Estado Islámico.

¿En algún momento Irán y Estados Unidos fueron socios?

Sí. En la guerra contra el Estado Islámico o ISIS, iraníes y norteamericanos estuvieron del mismo lado.

El 20 de marzo de 2003 una coalición liderada por Estados Unidos invadió Irak para destruir supuestas armas de destrucción masiva que tenía el ISIS. Días más tarde los estadounidenses entraron en Bagdad (la capital), donde uno de sus blindados, ayudado por un centenar de iraquíes, derribó la estatua de Sadam Husein.

La escena simbolizó la caída de la capital y del régimen, aunque seguían los combates. Al derrocar al régimen del presidente Sadam Husein, Estados Unidos pasó a controlar los asuntos iraquíes.

Estados Unidos fijó un administrador civil y anunció la disolución de los órganos de seguridad. Pero en octubre un informe estadounidense del Grupo de Inspección reconoció que no se habían descubierto armas de destrucción masiva.

Mientras tanto el gobierno iraní y los proiraníes se infiltraron en el sistema puesto en marcha por Washington. Los proiraníes acumularon un arsenal gracias a Irán, pero también a lo largo de años de combate junto con los estadounidenses, en particular contra el Estado Islámico (EI).

En junio de 2004, la coalición transfirió el poder al gobierno interino. Se disolvió la Autoridad Provisional de la Coalición. Las primeras elecciones multipartidistas en más de 50 años se celebraron en 2005.

Los últimos soldados estadounidenses abandonan Irak en diciembre de 2011, poniendo fin a casi nueve años de ocupación y dejando el país sumido en una grave crisis política.

En enero de 2014, yihadistas del grupo Estado Islámico en Irak y Levante (EIIL) y miembros de tribus hostiles al gobierno tomaron el control de varias ciudades de Irak y el 29 de junio, la organización proclamó un «califato» que pasó a llamarse Estado Islámico (EI). Para entonces el EI controlaba entonces un tercio de Irak.

Con la ayuda de una coalición internacional dirigida por Washington, las fuerzas iraquíes lanzaron un contraofensiva y expulsan al EI de todos los centros urbanos. Las autoridades proclamaron la victoria contra esta organización terrorista en diciembre de 2017.

Irán, que apoyaba al grupo paramilitar iraquí Hashd al Shaabi —clave en la lucha contra el EI—, se convirtió en un influyente aliado y socio comercial más importante de Irak y también su influencia en el país.

Pero el 1 de octubre de 2019, emerge un movimiento de protesta contra la corrupción, el desempleo y la escasez de servicios públicos, así como contra el gobierno y la influencia iraní.

Desde ese momento, se registraron al menos 12 ataques contra bases militares iraquíes donde se encuentran desplegados militares estadounidenses.

En total, son 5.200 los soldados de Estados Unidos presentes actualmente en territorio iraquí como parte de la coalición antiyihadista.

¿Por qué Donald Trump ordena la muerte del general iraní?

En el cruce de enfrentamientos entre Estados Unidos e Irán, el 27 de diciembre se produjeron lanzamientos de cohetes y proyectiles contra intereses estadounidenses en suelo iraquí lo que provocó la muerte de un contratista norteamericano.

La reacción no se hizo esperar y generó un ataque norteamericano contra posiciones de algunos batallones de las milicias iraquíes en el oeste de Irak el día 29. En ese ataque, según la Multitud Popular fallecieron 25 de sus hombres y más de 50 resultaron heridos.

El hecho provocó a su vez que el 31 de diciembre seguidores de la milicia iraquí Multitud Popular —coalición formada principalmente por milicias chiítas proiraníes, que tiene el respaldo de Irán y que está integrada en el Estado iraquí— asaltaran la Embajada estadounidense en Bagdad, lo que pareció colmar la paciencia de la Casa Blanca que tiene como antecedente el episodio de Teherán en 1979.

Así fue que el 2 de enero Trump autorizó un ataque aéreo en Bagdad para matar al jefe militar más importante de Irán Qassem Soleimani. Trump justificó la acción en que tenían información de que Soleimani estaba preparando atentados contra objetivos estadounidenses, y que era mejor actuar para “parar una guerra”.

Soleimani ¿por qué era tan importante? Soleimani, era el hombre clave de la influencia iraní en Oriente Medio, donde reforzó el peso diplomático de Teherán, sobre todo en Irak y Siria, dos países donde Estados Unidos está implicado militarmente. Además era el comandante de los Guardianes de la Revolución, el ejército ideológico de la república Islámica de Irán. Pero además en la región era una estrella superstar con miles de seguidores en Instagram y que gustaba aparecer en las tapas de las revistas.

¿Qué ha dicho la Comunidad Internacional?

Washington dijo que está comprometido con disminuir las tensiones luego del ataque aéreo que lanzó en Bagdad que mató a Soleimani. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo dijo en Twitter que conversó con el ministro de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, y con el jefe de la cancillería china, Yang Jiechi, sobre la decisión del Pentágono de eliminar a Soleimani, quien estaba a cargo de las fuerzas Quds de elite iraníes.

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, dijo además que Estados Unidos tenía derecho a defenderse al referirse a la muerte del comandante iraní de alto rango Qassem Soleimani. «Qassem Soleimani es responsable por la muerte de ciudadanos estadounidenses y muchas otras personas inocentes. Él estaba planeando más ataques», añadió la declaración. «El presidente (Donald) Trump merece todo el crédito por actuar rápidamente, enérgicamente y con decisión. Israel está con Estados Unidos en su lucha justa por la paz, la seguridad y la autodefensa», agregó.

En tanto el ministro de Asuntos Exteriores catarí, Mohamed bin Abderrahman al Zani, viajó a Teherán para reunirse con su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif para encontrar «una solución pacífica para reducir las tensiones».

Las relaciones e intervenciones de Irán en Medio Oriente. Gráfico: AFP
Conflicto Irán-Estados Unidos.

¿Es probable una guerra?

Militares en Irak. Foto: Archivo El País

En las redes sociales el hashtag WWIII (tercera guerra mundial) se volvió tendencia. Irán prometió «una dura venganza en el lugar y el momento adecuados». 

El presidente iraní, Hasan Rohaní, advirtió este sábado a Estados Unidos de que las repercusiones por el asesinato del comandante de la Guardia Revolucionaria Qasem Soleimaní tendrán su eco en la región ahora y en los próximos años. «Los estadounidenses no se dieron cuenta del gran error que cometieron; los efectos de este error los verán no solo hoy sino a lo largo de los próximos años«, subrayó Rohaní durante su visita a la familia de Soleimaní. 

Según Rohaní, el ataque «permanecerá en la historia de sus mayores crímenes inolvidables contra la nación de Irán».

El presidente destacó que Soleimaní «no era solo un comandante de guerra y un importante planificador de operaciones, sino que también era un político y un estratega excepcional y talentoso».

Por ello, aseguró que «los jóvenes iraníes siguen y aman el camino» trazado por el comandante de la Fuerza Quds y que en Irán «se crearán si dios quiere decenas de generales Soleimaní». «Sin duda, si EE.UU. era odiado antes, hoy es mucho más odiado tanto entre la gente de Irán como la de Irak», agregó aludiendo a que también en el país vecino el general era muy influyente.

En medio del funeral miles de personas gritaban «¡Muerte a Estados Unidos!» en el barrio chiita de Kazimiya, en Bagdad, cuando acompañaban los féretros de los diez fallecidos.

Y la respuesta no tardó en llegar. Cinco días más tarde, Irán atacó con misiles bases de Estados Unidos y dijeron que eso era «solo una bofetada». «La presencia corrupta de EE. UU. debe terminar», dijo el guía supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei. A lo que Trump respondió: «¡Tenemos el Ejército más poderoso del mundo!», en clara advertencia.

La última vez que Estados Unidos fue a la guerra en el Medio Oriente fue en 2003 en Irak. Un informe de CNN sostiene que Estados Unidos superaría militarmente a Irán, pero el punto flojo sería la estabilidad y el costo para la economía global por el factor petróleo.

La controversia en torno al acuerdo con Irán, explicado.

Irán y los Estados Unidos han sido enemigos por décadas. Los dos países tienen una historia extremadamente compleja que involucró un golpe orquestado por la CIA en la década de 1950, un monarca títere pro estadounidense que fue derrocado en 1979 a través de la revolución islámica y la infame crisis de rehenes en la embajada de Estados Unidos en Teherán que siguió al levantamiento. .

Las constantes amenazas de los líderes iraníes contra Israel, el principal aliado de Estados Unidos en Oriente Medio, y los cánticos de «muerte a Estados Unidos» en las calles iraníes tampoco han ayudado en nada.

En este contexto, existe una desconfianza masiva hacia Irán en los Estados Unidos (y viceversa), y Washington siempre ha temido lo que podría suceder si el régimen iraní desarrollara un arma nuclear. Irán hizo grandes avances en este sentido en la década de 2010, de ahí los esfuerzos de la administración Obama para orquestar el acuerdo nuclear. Cuando el pacto se resolvió finalmente en 2015, se celebró ampliamente como un importante logro diplomático.

Pero muchos líderes (principalmente conservadores) en Washington todavía sintieron que el acuerdo nuclear con Irán no fue lo suficientemente lejos como para limitar la capacidad del país para desarrollar armas nucleares.

Esto se debe a que el acuerdo con Irán contiene cláusulas de extinción o partes del acuerdo que finalmente expirarán. Según el acuerdo, las restricciones sobre las centrifugadoras de Irán desaparecen después de 10 años (en 2025) y las limitaciones sobre el enriquecimiento de uranio desaparecen cinco años después (2030). Por lo tanto, se teme que una vez que expiren estas restricciones, Irán podría desarrollar rápidamente un arma nuclear.

«Para mí está claro que no podemos evitar una bomba nuclear iraní bajo la estructura podrida y podrida del acuerdo actual», dijo Trump en mayo de 2018. «El acuerdo con Irán es defectuoso en su esencia. Si no hacemos nada, sabemos exactamente qué pasará.»

En términos más generales, Trump, entre otros, ha argumentado que el acuerdo no hizo lo suficiente para abordar el comportamiento regional de Irán o su programa de misiles. En consecuencia, el presidente quiere negociar un nuevo acuerdo con Teherán.

Irán se ha retirado del acuerdo nuclear en medio de temores de guerra con Estados Unidos.

La decisión unilateral de Trump de retirar a los EE. UU. Del JCPOA en mayo de 2018 fue rápidamente condenada por los aliados de los EE. UU., Que desde entonces han luchado por encontrar una solución diplomática. El 5 de enero, Irán anunció que se retirará del JCPOA.

Durante aproximadamente un año después del controvertido anuncio de Trump, Irán siguió cumpliendo con el JCPOA. Pero el gobierno iraní a principios de junio anunció que rompería con un componente clave del JCPOA al aumentar su enriquecimiento de uranio de bajo grado y aumentar su reserva más allá de las limitaciones descritas en el acuerdo.

Al cumplir con esta amenaza, Irán anunció en julio que había superado el límite del acuerdo sobre la cantidad de uranio de bajo grado que podría acumular: 300 kg o aproximadamente 660 libras. También anunció que había incumplido la limitación del acuerdo sobre el enriquecimiento de uranio (3,67%), pero solo se ha enriquecido hasta un 4,5% y muy por debajo de los niveles de grado de armas.

En septiembre, Irán dio un paso más lejos del acuerdo cuando anunció que comenzaría a desarrollar centrifugadoras más avanzadas que permitan un enriquecimiento de uranio más rápido. Irán también dijo que estaba levantando todos los límites en investigación y desarrollo. Wendy Sherman, quien se desempeñó como negociadora principal de la administración Obama en el JCPOA, describió este movimiento a Insider como una «seria preocupación».

«Es preocupante, porque se está alejando de un marco que aseguraba que Irán no obtendría un arma nuclear», dijo Sherman. «Irán no solo se está envalentonando, sino que se lo deja de alguna manera para que tome medidas que digan que no serán rechazados. Estamos en un lugar muy, muy difícil».

Irán a principios de noviembre anunció que estaba dando un cuarto paso hacia el acuerdo nuclear de 2015, inyectando gas de uranio en 1.044 centrifugadoras que se habían mantenido vacías según los términos del acuerdo.

El acuerdo prácticamente se derrumbó por completo tras la decisión de Trump de ordenar un ataque mortal a Soleimani.

En los días que siguieron a la huelga, el gobierno iraní dijo que ya no cumplirá con ninguno de los límites del acuerdo, incluidas las restricciones sobre el enriquecimiento de uranio, la cantidad de uranio almacenado y la investigación y el desarrollo.

Este movimiento podría percibirse como el país dando un gran paso hacia la obtención de un arma nuclear.

Pero Irán también dijo que continuará cooperando con la Agencia Internacional de Energía Atómica, el organismo de control nuclear de las Naciones Unidas, y que volverá al acuerdo nuclear si se levantan las sanciones contra él, según el New York Times.

«La República Islámica de Irán pondrá fin a sus limitaciones finales en el acuerdo nuclear, lo que significa la limitación en el número de centrifugadoras», dijo el gobierno iraní en un comunicado, según el Times.

«Por lo tanto, el programa nuclear de Irán no tendrá limitaciones en la producción, incluida la capacidad de enriquecimiento y el porcentaje y el número de uranio enriquecido y la investigación y expansión».

Desde que Trump retiró a Estados Unidos del JCPOA, su administración ha golpeado a Irán con sanciones económicas paralizantes. Simultáneamente, Irán acusó a EE. UU. De librar una «guerra económica» y rechazó las propuestas de Trump de mantener conversaciones a menos que EE. UU. Levante las sanciones y regrese al JCPOA, lo que perpetúa un estancamiento que pone cada vez más nervioso al mundo en general.

Los críticos de Trump dicen que su decisión de retirarse del JCPOA ha provocado innecesariamente una crisis global y ha aumentado la posibilidad de una guerra.

Gracias por leernos. También puedes compartir este artículo con tus
amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos.
Miss Política
0 votes