8 preguntas para entender la crisis en Cataluña

El impulso de Cataluña por la independencia sumió a España en su mayor crisis política en 40 años.

Madrid suspendió su autonomía durante casi siete meses después de un intento fallido de separarse en 2017.

En octubre de 2019, la Corte Suprema de España condenó a nueve políticos y activistas catalanes a penas de prisión de entre nueve y 13 años por esa oferta de independencia. Otros tres fueron multados.

La región se ha visto envuelta en protestas masivas que han conllevado a detenciones y civiles y policías heridos. En este artículo, te ayudamos a entender la crisis en Cataluña a través de 8 preguntas claves.

¿Qué es Cataluña?

Cataluña es una región semiautónoma en el noreste de España con una historia distinta que se remonta a casi 1,000 años.

La región rica tiene alrededor de 7,5 millones de personas, con su propio idioma, parlamento, bandera e himno.

Cataluña también tiene su propia fuerza policial y controla algunos de sus servicios públicos.

Crisis en Cataluña

¿Por qué la controversia?

Los nacionalistas catalanes se han quejado durante mucho tiempo de que su región envía demasiado dinero a las partes más pobres de España, ya que los impuestos están controlados por Madrid.

También dicen que los cambios de España a su estado autónomo en 2010 minaron la identidad catalana.

En un referéndum el 1 de octubre de 2017, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional de España, aproximadamente el 90% de los votantes catalanes respaldaron la independencia. Pero la participación fue solo del 43%.

Crisis en Cataluña

Los separatistas gobernantes en el parlamento catalán declararon su independencia el 27 de octubre.

Enfurecido por eso, Madrid impuso un gobierno directo al invocar el Artículo 155 de la Constitución, el primero para España.

El gobierno español despidió a los líderes catalanes, disolvió el parlamento y convocó a elecciones regionales anticipadas el 21 de diciembre de 2017, que ganaron los partidos nacionalistas.

Carles Puigdemont, el ex presidente catalán, huyó pero es buscado en España y acusado de rebelión, al igual que cuatro que huyeron con él.

En junio de 2018, los nacionalistas catalanes recuperaron el control de la región del gobierno directo de Madrid después de que se jurara un nuevo gobierno.

Quim Torra, un aliado cercano de Puigdemont, ahora dirige el gobierno regional.

¿Por qué algunos catalanes quieren la independencia?

En la última década ha habido un clamor creciente por la independencia de aquellos catalanes que creen que su región rica tiene un derecho moral, cultural y político a la autodeterminación, y que ha puesto más en España económicamente de lo que ha recibido a cambio.

Pero a pesar de que los sucesivos gobiernos catalanes a favor de la independencia pretenden hablar en nombre de todos los catalanes, las encuestas han demostrado consistentemente que la región está dividida por igual en el tema de la independencia.

Los partidos independentistas nunca han logrado obtener el 50% de los votos en las elecciones regionales. Mientras tanto, el apoyo popular para separarse de España, que alcanzó un récord del 48,7% en octubre de 2017, actualmente es del 44%, con el 48,3% de los catalanes en oposición.

¿La independencia ha sido siempre un tema clave en la política catalana?

Si bien algunos catalanes han soñado durante mucho tiempo con la independencia, el tema solo ha surgido en los últimos años. En 2010, el apoyo a la secesión rondaba el 20%.

Los llamados a la independencia crecieron a medida que España sufría una crisis económica dolorosa y prolongada. Artur Mas, el entonces presidente catalán, cambió a apoyar la independencia en 2011 en un momento de ira generalizada por las políticas de austeridad de su partido de centro derecha Convergencia y Unión (CiU). Los críticos lo acusaron de una maniobra cínica para redirigir esa furia contra el gobierno central en Madrid.

Muchas personas en la región también se enojaron por la decisión del tribunal constitucional español en 2010 de anular o reinterpretar partes del estatuto de autonomía catalán de 2006, lo que le habría dado a la región una mayor independencia.

¿Cómo han intentado los sucesivos gobiernos catalanes lograr la independencia?

En resumen, celebrando dos referéndums en contravención de la constitución española de 1978, que se basa en la «unidad indisoluble de la nación española».

En noviembre de 2014, el gobierno de Mas celebró un referéndum de independencia simbólico y no vinculante en desafío al tribunal constitucional de España, que había declarado ilegal el voto. Más del 80% de los participantes optaron por la independencia, pero solo participaron 2,3 millones de los 5,4 millones de votantes elegibles de Cataluña. Posteriormente se le prohibió a Mas ocupar cargos públicos durante dos años.

Tres años después, el sucesor del gobierno de Mas, Carles Puigdemont, ignoró las advertencias del gobierno español y de la corte constitucional del país y siguió adelante con un referéndum unilateral.

Los partidos independentistas lograron que se aprobara una ley para el referéndum en el parlamento regional a principios de septiembre de 2017, a pesar de las furiosas objeciones de los parlamentarios de la oposición, que dijeron que se habían ignorado los procedimientos habituales. La ley fue finalmente revocada por el tribunal constitucional de España.

El gobierno español del entonces presidente, Mariano Rajoy, también insistió en que la votación no se llevaría a cabo y desplegó a miles de policías en Cataluña.

La encuesta, realizada el 1 de octubre de 2017, se vio empañada por la violencia después de que la policía española utilizó la fuerza para tratar de detener el referéndum. Según el gobierno catalán, el 90% de los participantes optó por la independencia con una participación del 42%.

La acción policial fue noticia de primera plana en todo el mundo, dañando la reputación de España, mientras que el referéndum sumió al país en la peor crisis política y constitucional desde su regreso a la democracia.

¿Qué pasó después?

Puigdemont firmó una declaración de independencia nueve días después, pero propuso que sus efectos se suspendieran por dos meses para permitir el diálogo. Sin embargo, los parlamentarios catalanes independentistas votaron el 27 de octubre de 2017 para declarar unilateralmente su independencia de España en una sesión boicoteada por docenas de parlamentarios de la oposición.

Menos de una hora después, el Senado español aprobó el uso del artículo 155 de la constitución, que permitía al gobierno de Rajoy asumir el gobierno directo de Cataluña, despedir a Puigdemont y su gabinete, y convocar a elecciones regionales anticipadas.

Tres partidos independentistas catalanes obtuvieron el 47,7% de los votos y 70 escaños en el parlamento regional de 135 escaños en las elecciones de diciembre de 2017. Pero el mayor ganador fue el partido Ciudadano pro-unionista de centro derecha, que obtuvo 37 escaños.

El gobierno directo se levantó en junio de 2018 cuando el nuevo gobierno catalán tomó juramento.

¿Cuáles fueron las consecuencias legales del referéndum?

Miembros clave del gobierno de Puigdemont y dos activistas populares de base independentista, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, fueron arrestados y acusados.

Nueve de los 12 acusados, que incluyen a Cuixart, Sánchez, el ex vicepresidente catalán Oriol Junqueras y la ex parlamentaria catalana Carme Forcadell, están acusados ​​de rebelión, lo que conlleva una pena de prisión de hasta 25 años.

Puigdemont y tres de sus ex ministros del gabinete huyeron al exilio autoimpuesto en Bélgica antes de que pudieran ser arrestados.

¿Qué pasará después?

Esa es la gran pregunta. El movimiento independentista catalán siempre se ha caracterizado por su naturaleza pacífica. El presidente regional, Quim Torra, ha pedido a los catalanes que saluden los veredictos de culpabilidad con «una gran muestra de desobediencia civil no violenta».

Sin embargo, se espera una acción directa, incluido el bloqueo de carreteras y líneas ferroviarias, por parte de los llamados Comités de Defensa de la República.

A fines de septiembre, la policía de Barcelona arrestó a nueve personas asociadas con el CDR que supuestamente planeaban sabotear la infraestructura catalana. Siete de ellos fueron detenidos y acusados ​​de pertenecer a una organización terrorista y de poseer explosivos.

El presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, ha mostrado un enfoque más conciliador al tema de la independencia que Rajoy, pero descartó un referéndum y enfatizó que cualquier negociación tendrá que adherirse a la constitución.

Sánchez advirtió que su gobierno provisional podría aplicar el artículo 155 si fuera necesario, pero también ha hablado de la necesidad de convivencia en la región.

El movimiento de independencia, mientras tanto, ha perdido impulso desde el referéndum. Mientras Puigdemont, Torra y otros están a favor de mantener la presión sobre Madrid siguiendo un camino unilateral hacia la independencia, el partido de Junqueras, la izquierda republicana catalana, está presionando por un enfoque menos conflictivo y más práctico.

Cualquiera que sea el veredicto de la corte suprema, es probable que las respuestas a la pregunta catalana sigan siendo tan escurridizas como siempre.

Al momento de esta redacción,  Quim Torra declaró: "Hacemos una llamada a la responsabilidad. No nos representa ninguna forma de violencia. Nos representa la democracia. Exigimos al Gobierno abrir un dialogo para una solución democrática, para una salida política y democrática" 
Gracias por leernos. También puedes compartir este artículo con tus
amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos.
Miss Política
Si este artículo te sirvió a entender la crisis en Cataluña, ahora puedes
ayudarnos en Patreon. con tan solo 2$. Esto hará que Miss Política pueda seguir existiendo y crecer cada día más
¿Nos ayudas donando el valor de un café a Miss política?
Entra y se parte de nosotros
0 votes
A %d blogueros les gusta esto: