Coffee break: ¿Una solución política a la crisis financiera? ¡Lo que nadie te cuenta!

5 Comments

La crisis financiera global del 2008, originada en los Estados Unidos, tuvo como principal protagonista al sector hipotecario lo que impactó directamente al sistema financiero mundial causando una profunda crisis de liquidez. La solución a esta situación fue la emisión de deuda pública para el auxilio de las instituciones financieras.

A la fecha, el endeudamiento del gobierno estadunidense no ha dejado de crecer y lo que fue en su momento una burbuja de créditos hipotecarios podría estar mutando en una burbuja de deuda soberana.

crisis financiera

En junio de este año, Bloomberg reportaba que “el déficit presupuestario de los Estados Unidos se amplió a $ 738,6 mil millones en los primeros ocho meses del año fiscal (el año fiscal comienza en octubre), un aumento de $ 206 mil millones con respecto al año anterior, a pesar de un aumento de los ingresos de los aranceles del presidente Donald Trump sobre mercancías importadas.” 

Lo anterior refleja como los gastos descontrolados de las autoridades federales superan sus ingresos y la forma de cubrir esa diferencia es con deuda.

Las políticas adoptadas por la administración de Donald Trump sobretodo la disminución de las tasas impositivas corporativas y la guerra comercial no ha hecho más que incrementar el déficit fiscal haciendo casi indispensable la utilización de la deuda para que el Estado pueda cumplir con sus compromisos.

crisis financiera global

Toda esta situación financiera ha ido minando, poco a poco, la confianza en la moneda estadunidense como divisa preferida para el intercambio comercial global por lo que pareciera prioritario para los Estados Unidos atender la salud financiera de sus cuentas internas, pero ¿existe la voluntad política para tomar las decisiones que se requieren?

Una de las principales razones del elevado endeudamiento que convirtió a los Estados Unidos en el país con mayor deuda soberana del mundo es la baja tasa de interés que promueve la solicitud de créditos por lo que la primera opción para luchar contra el problema sería subir los tipos de interés, pero ¿Cuántas empresas quebrarían al no poder pagar sus deudas? ¿Cuántas familias perderían sus casas o sus automóviles? ¿Está la Reserva Federal dispuesta a asumir la responsabilidad de hacer lo que tiene que hacer colocándose en una posición contraria a la de Donald Trump? Según lo que cree la mayoría de los expertos, Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal, detendrá el programa de aumentos progresivos en las tasas de interés e inclusive se habla de un recorte en las tasas luego de las fuertes presiones de Trump.

Si bajar las tasas pareciera que no es el camino entonces queda como segunda opción controlar el gasto público. En ese sentido, hace unos días el Congreso de los Estados Unidos discutió el asunto y al respecto el Washington Post comentó “en lugar de los $ 150 mil millones en recortes de gastos exigidos por el director de presupuesto de la Casa Blanca, Russell Vought, el acuerdo incluiría una cantidad significativamente menor de reducciones. Y no se espera que estas representen recortes en el gasto real, en parte porque la mayoría se llevaría a cabo en años futuros y es probable que el Congreso las revierta en una fecha posterior”.

Cuál fue el fundamento para tomar tal decisión: La inflación está muy baja así que todavía hay margen para seguir con tasas muy bajas y así seguir promoviendo el consumo y por ende aumentar la inflación.

Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts y precandidata demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, afirma que existen señales de una crisis financiera que en “un solo impacto podría derribarlo todo” y su plan para evitar este escenario catastrófico es aumentar los subsidios a la población, en otras palabras…más deuda.

Pareciera que el punto que une a demócratas y republicanos es que la deuda debe seguir creciendo y que el Estado puede, de acuerdo a sus necesidades, aumentar la inyección de dinero “nuevo” en la economía postulados base de la Teoría Monetaria Moderna apoyada públicamente por la progresista Alexandria Ocasio-Cortez, miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

De acuerdo al movimiento político estadounidense la deuda seguirá aumentando y si alguna medida se toma para solucionar este asunto será de manera forzada por la agudización del problema. Por ahora solo nos queda observar cómo evoluciona el tema.

 

Este artículo fue una colaboración de Nestor Rodríguez:

Experto en el área de finanzas e inversiones con más de 20 años de experiencia en bolsa de valores, forex y derivados. Consultor independiente especializado en Recursos Humanos y el desarrollo de herramientas en Excel. Socio fundador de Icerberg Consulting y My Bike Mobile EC en Quito, Ecuador. Puedes saber más de él, aquí.

 

Te puede interesar leer: 

 

Gracias por leernos.

También puedes compartir este artículo con tus amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos. 

 

Miss Política – Blog de Política, sociedad y cultura.

Lo que ocurre en el mundo te afecta y te  por qué.

 

0 votes