Donald Trump y la lección de las políticas de identidad

Donald Trump y las políticas de identidad
Donald Trump y las políticas de identidad es una de las lecciones a revisar en estas elecciones. ¿Por qué negros y latinos lo apoyan?

Lo primero que hay que decir, es que para ser un supremacista blanco, Trump lo ha hecho bastante bien entre los votantes latinos y negros. De hecho, parece que Hitler, como lo llamaban algunos contrarios después de ganar las elecciones de 2016, ha aumentado su apoyo en estas minorías. Basta con la celebración de anoche en la Pequeña Habana. ¿Qué relación tiene Donald Trump y las políticas de identidad?

Nada mal para un  hombre que según el pensamiento colectivo de la sociedad, solo se preocupa por los blancos. 

Los resultados siguen sin estar claros, pero a diferencia de anoche, hoy Joe Biden tiene un resultado nuevamente favorable y podría terminar en la Casa Blanca. Los claros perdedores de estas elecciones son los medios y las encuestadores que rezaron para que la población terminara de repudiar al trumpismo de una vez por todas. Pero independientemente de lo que pueda hacer la elección, no ha repudiado al trumpismo, pero es posible que repudie las políticas de identidad. 

Donald Trump y las políticas de identidad

Según una encuesta a boca de urna, los hombres blancos fueron el único grupo social que se inclinó significativamente hacia los demócratas en comparación con 2016. Por su parte, otros grupos sociales que incluye a mujeres blancas, hombres negros y latinos, parace que han cambiado hacia Trump. ¿Será que esta vez los expertos opinarán que Joe Biden ha sido beneficiario de un ataque blanco? hombres blancos que defienden sus intereses propios, políticos y sociales estrechos. Porque si no recuerdan, eso fue lo que dijeron de Trump cuando ganó un gran número de votos de hombres blancos en las elecciones de 2016.

Según la BBC, Donald Trump obtuvo significativamente más votos latinos en estados claves en estas elecciones que en las de 2016. En Florida, uno de los resultados más esperados y el más asombroso de la noche, arrojó que casi la mitad de los latinos votaron por Trump (en 2016 fue el 35%). La participación de los demócratas en el voto latino en Florida cayó del 62% en 2016 al 50% este año. Además, es importante resaltar que el partido también perdió el voto latino en Ohio y Georgia. 

Otro dato a destacar, es que hubo un cambio de votantes negros de la clase media hacia Trump, aunque algunos analistas veían venir esto. Como informó NBC hace un par de días, a pesar de la sabiduría convencional de que Trump es el presidente elegido por los blancos, en realidad los votantes minoritarios fueron clave para su victoria electoral en 2016, y muchos de ellos también parecían estar a su lado en 2020. Está «preparado para hacerlo aún mejor con los votantes de minorías», predijo NBC, con lo que parece «un [apoyo] muy consistente y de base amplia entre negros e hispanos».

Si Trump es un supremacista blanco, entonces no es muy bueno. Ahora tenemos la situación muy curiosa y reveladora en la que muchos votantes blancos, especialmente los votantes blancos con educación universitaria, son anti-Trump sobre la base de que es un racista, mientras que muchos votantes de minorías están más que felices de votar por Trump. 

Durante cuatro años, la gente inteligente, en su mayoría blanca, de las élites de la costa este y oeste les ha dicho a los latinos que Trump los odia y, sin embargo, los latinos no los escucharon. Pensaron por sí mismos y se alinearon detrás de un presidente cuya perspectiva parecen preferir a la cosmovisión súper despierta, arrodillada, de «desfinanciamiento de la política» de ciertos sectores del establecimiento de izquierda.

En cuanto a los votantes negros de la clase trabajadora que van a favor de Trump en números aparentemente mayores esta vez, ¿quién puede culparlos? Algunas de estas personas habrán visto sus áreas y negocios locales destrozados y quemados por manifestantes que fueron vitoreados, o al menos no condenados, por los principales demócratas y los medios anti-Trump. Habrán visto a anarquistas blancos de clase media alta y revolucionarios de TikTok de los suburbios que llegan a sus áreas para lanzar bombas de gasolina en nombre de las «vidas negras». Si muchos de ellos decidieron que Trump es preferible a estas tonterías, no es sorprendente.

Por lo que sabemos hasta ahora, parece que la política de identidad ha recibido algunos golpes en esta elección. Este sería un muy buen avance. Si los blancos, negros y latinos están descubriendo que comparten mucho en común, que están unidos por preocupaciones políticas, eso es un gran paso hacia adelante desde el identitarismo rígido y amortiguador de sectores de la izquierda que insisten en que los negros, los latinos y los blancos todas las personas tienen intereses particulares y deberían votar en consecuencia. Mientras que muchos en el ala política demócrata ven a los votantes como bloques raciales, como meras etnias a las que apelar con políticas con tintes étnicos, Trump parece prometer una forma de vida política más universalizante.

Durante demasiado tiempo se ha asumido que las personas deben votar según su color de piel o su herencia nacional. ¿Recuerdan que Biden le dijo a un entrevistador negro que si aún no había decidido votar por los demócratas, «entonces usted no es negro»? Algunas personas subestiman lo ofensiva que es esta dinámica infantilizante y racializante para las personas de color. Todos los votantes pueden pensar por sí mismos, sean cuales sean sus antecedentes, y esta elección lo confirma. Esperemos que gane quien gane, el identitarismo perderá.

Donald Trump y las políticas de identidad, es la gran lección que debemos ver de estas elecciones, no solo para los estadounidenses, aunque claramente el tema de razas sigue siendo importante pero que al mismo tiempo los políticos siguen sin saber canalizarlo, porque al hablar de minorías y etiquetarlos de un partido u otro, lo único que hacen es alejarlos. 

Y hablando de identidades, hay una clara matriz de opinión que dice que los latinos que votaron por Trump, lo hicieron por su apoyo a pueblos que hoy tienen regímenes autoritarios y dictatoriales como el cubano o el de Venezuela. Si esto es  así, es algo ignorante por parte de estos votantes solo votar por Trump debido a ello, pero si quienes votan por Biden lo hacen por  votar en contra de un racista, misógino o como quieran llamarlo, tampoco debieron darle su voto a Biden quién también tiene serias acusaciones de pedofilia y agresión sexual contra las mujeres. Solo basta darse cuenta del silencio del Movimiento #MeToo ante esto por brindar   su apoyo a Biden.

0 votes
About the author
Este artículo fue escrito por Maira Pereira, sociólogo, estratega política y corporativa y editora política. Escribe para medios digitales con enfoque millennial como Cultura Colectiva y Revista Young. Puedes seguirla en redes sociales como @mairapereiram o contactarla por e-mail a: maira.pereiram@gmail.com
48842361
A %d blogueros les gusta esto: