extrema derecha en Europa

¿Por qué está creciendo la extrema derecha en Europa?

Leave a comment

Este año se cumple el 30 aniversario de la caída del Muro de Berlín, que simboliza el colapso de los regímenes comunistas de Europa y el fin de la Guerra Fría. Para muchos, este momento representó la victoria de la libertad, la difusión de la democracia liberal y las relaciones internacionales más pacíficas en gran parte del mundo occidental. Y lo que sucedió después pareció confirmarlo: un buen número de antiguos países comunistas se unieron más tarde a la Unión Europea. Los valores liberales parecían superar las dictaduras y las autocracias.

Sin embargo, llamar a esto el «fin de la historia», como lo hizo Francis Fukuyama, pasó por alto las implicaciones a largo plazo de tales cambios. Estos incluyeron el nacionalismo, que ha regresado, enérgicamente y virulentamente, en forma iliberal a las democracias jóvenes como Hungría y Polonia, y en una forma chovinista y antiinmigrante de derecha a países más políticamente establecidos como Gran Bretaña y Estados Unidos.

por-que-la-extrema-derecha-esta-creciendo-en-europa

Los partidos de extrema derecha probablemente lo harán muy bien en Hungría, Italia y posiblemente en Francia. Pero también podría haber un «efecto Brexit», una comprensión entre los votantes sacudidos por el voto del Reino Unido de abandonar la Unión Europea que la unidad europea no se puede dar por sentada, lo que los llevó a apoyar a los pro-UE. En toda Europa, el populismo está creciendo tanto en la izquierda como en la derecha, pero tiene mucho más impulso a la derecha. Es por eso que hoy nos preguntamos por qué está creciendo la extrema derecha en Europa. 

¿Por qué está creciendo la extrema derecha en Europa?

por qué el nacionalismo está creciendo en EuropaEl nacionalismo siempre ha sido una característica en todo el espectro político de Europa, pero recientemente ha habido un auge en el apoyo de los votantes a los partidos de derecha y populistas.

La Liga nacionalista de Italia formó una coalición populista en Italia. España, que alguna vez fue un terreno árido para tales políticas, eligió a múltiples políticos de extrema derecha para el parlamento por primera vez desde que el país regresó a la democracia en 1975. Y hasta  el Partido de la Libertad de Austria estuvo en coalición con la derecha central.

Ahora, muchos de estos partidos están intentando organizarse en un bloque de poder paneuropeo.

En parte, esto puede verse como una reacción violenta contra el establecimiento político, pero la ola de descontento también aprovecha las preocupaciones sobre la globalización, la inmigración, una dilución de la identidad nacional y la propia UE.

Entonces, ¿en qué parte del panorama político de Europa prevalecen los nacionalistas de derecha?

 

¿Te gusta lo que lees? ¡Se parte de Miss política!

Ahora en Miss Política pedimos de tu ayuda, en cada publicación recomendaremos un producto por medio de la plataforma Amazon, si esta en tu posibilidad y te gustaría tener el producto que recomendamos te pedimos nos apoyes para poder seguir creciendo. Somos como tú.

Si lo deseas puedes ayudarnos en Patreon. con tan solo 2$. Esto hará que Miss Política pueda seguir existiendo y crecer cada día mas ¿Nos ayudas? Dona el valor de un café a Miss política

Entra y se parte de nosotros. 

 

El Nacionalismo en Europa

El nacionalismo y el nativismo están agitando la política en todos los continentes. Con la elección del presidente Donald Trump en los Estados Unidos, el creciente poder de los partidos populistas de derecha en Europa y el ascenso de los hombres fuertes en estados como China, Filipinas y Turquía, los liberales de todo el mundo están luchando para responder a nacionalismo populista. Los nacionalistas de hoy denuncian el liberalismo «globalista» de las instituciones internacionales. Atacan a las élites liberales como vendedores que se preocupan más por los extranjeros que por sus conciudadanos. Y prometen poner los intereses nacionales, en lugar de los globales, primero.

El ataque populista, como es comprensible, ha llevado a muchos liberales a concluir que el nacionalismo en sí mismo es una amenaza para el orden liberal liderado por Estados Unidos. Sin embargo, históricamente, el liberalismo y el nacionalismo han sido a menudo complementarios.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos elaboró ​​un orden liberal que equilibraba la necesidad de cooperación internacional con las demandas populares de autonomía nacional, frenando los impulsos nacionalistas agresivos que habían resultado tan desastrosos en los años de entreguerras. El orden de la posguerra se basó en estados de bienestar democráticos fuertes respaldados por instituciones internacionales, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que coordinaron la política económica entre los estados y les otorgaron la flexibilidad para actuar en su propio interés nacional.

El politólogo John Ruggie ha llamado a este acuerdo «liberalismo incrustado», porque abarcaba los mercados libres mientras los sometía a un control político institucionalizado tanto a nivel nacional como internacional, una negociación que se mantuvo durante varias décadas.

El especialista en identidad europea y de sus desafíos nacionalistas Custodio Velasco considera que la crisis económica internacional, la inmigración a Europa y la corrupción de las instituciones constituyen «el contexto propicio para que los nacionalismos filofascistas exalten la política de las emociones, tales como los sentimientos nacionalistas, frente a valores supranacionales, multiculturales y de tolerancia que identifican a la UE».

Pese a las particularidades de la extrema derecha en cada estado europeo, la principal causa es la crisis económica que afecta a todo el continente, a la que se suman los miedos de una parte de la sociedad: ideológicos y a la migración. También son antieuropeos y antiglobalización. «Muchos ciudadanos sienten que nadie les representa. Entonces aparecen estos partidos políticamente incorrectos que cubren una demanda social común, a la que los partidos tradicionales no se han adaptado», explica el investigador en el Real Instituto Elcano, Ignacio Molina.

Te puede interesar leer:

¿Se puede evitar que la extrema derecha llegue la poder?

La educación es clave para evitar el auge y llegada al poder de la extrema derecha. No sirve con promover expectativas de progreso material a los ciudadanos ante una realidad que solo muestra una crisis económica, ya que es precisamente de un descontento social de donde se nutre la ultraderecha. 

Es importante fortalecer la autonomía de pensamiento y el criterio objetivo para combatir la política de emociones. En este sentido, es importante estudiar la historia, las tragedias colectivas del siglo pasado generadas por ideologías de corte extremista, dictatoriales, xenófobas o racistas. 

Conocer el pasado traumático de Europa y no banalizarlo ni victimizarlo es necesario para construir una cultura política con bases democráticas y para generar lecciones cívicas que no permitan que se repita la historia más oscura del continente. 

Por último,  los partidos tradicionales deben ser más transparentes y menos oligárquicos y corruptos para que no se argumente que todos los partidos son iguales. 

Gracias por leernos. Mañana no te pierdas el artículo que tenemos preparado: Países de Europa dónde ha crecido el nacionalismo

También puedes compartir este artículo con tus amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos. 

 

Miss Política – Blog de Política, sociedad y cultura.

Lo que ocurre en el mundo te afecta y te  explicamos por qué.

 

0 votes