Legalización de la marihuana con fines recreativos.

Países que han legalizado la marihuana con fines recreativos

2 Comments

Este post lo he escrito a pocos días de haberse dado la buena noticia para los canadienses, ya que el gobierno decidió legalizar la marihuana con fines recreativos. Su uso medicinal fue aprobado en 2001.

En distintos países del mundo se ha legalizado el uso de la marihuana con fines medicinales, tal es el caso de Australia, Perú, México, Italia o Turquía, solo por citar algunos ejemplos. Sin embargo, la legalización para fines recreativos es exclusiva para dos países y es lo que quiero ilustrar en este post. ¿Podrían adivinar cuáles?

Estoy segura que el primer país que se les viene a la mente es Holanda. Y sí, este país es la meca del uso recreativo del cannabis, sin embargo, su distribución se realiza en los coffee-shops y en cantidades limitadas. Es por ello, que entre otras cosas, Holanda no pertenece a este selecto grupo de países que aprobaron legalizar la marihuana con fines recreativos. Sin embargo, lo que hace unos años era un reclamo turístico, en la actualidad se está tornando a una legislación más restrictiva respecto al uso de estas sustancias por parte de los turistas. De hecho,  La Haya ha sido la primera ciudad holandesa en prohibir el consumo de este psicotrópico en espacios públicos.

Ahora sí ¿Cuáles son los países que han legalizado la marihuana con fines recreativos?

  1. Uruguay. El país sudamericano aprobó la legalización del cultivo y venta controlada de productos cannábicos en el año 2013 aunque se comenzó a comercializar en farmacias en 2017. Los efectos de esta normativa comienzan a notarse: según un estudio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Montevideo señaló que la existencia de los clubes cannábicos y la autorización del autocultivo le restaron un 20% del mercado a los narcotraficantes.

  2. Canadá. Se une a este selecto y pequeño grupo de países recientemente, pues el Senado aprobó este martes la legalización del cannabis -con 52 votos a favor, 29 en contra y dos abstenciones- y abrió el camino para su libre producción y consumo en el país norteamericano en un periodo de entre ocho y 12 semanas. En la práctica, esto supone que los consumidores canadienses estarán amparados por la ley a partir de septiembre. Tras el voto del Senado la ley deberá ser homologada por la gobernadora general del país, que representa a la reina Isabel II.

Pero ese paso, que se espera que se realice en las próximas horas, no es más que un mero trámite para que Canadá se convierta formalmente en el primer país del G20 -el ente que agrupa a las 20 mayores potencias del planeta- en autorizar el libre consumo y producción de marihuana.

La decisión de los canadienses se produce tras conocer que sus ciudadanos se gastaban 6.000 millones de dólares y comprobando que un tercio de la población joven es consumidora de cannabis, el gobierno presidido por Justin Trudeau pretende aflorar 3.000 millones de dólares que se encuentran en la economía sumergida.

Al ser la primera gran economía del mundo en legalizar plenamente el cannabis, el paso dado por Canadá será, previsiblemente, observado muy de cerca por otros grandes países que ahora debaten si actuar o no en la misma dirección.

La ONU ha manifestado su oposición a la aprobación por parte del gobierno canadiense de legalizar el uso recreativo de la marihuana a través de una venta regulada y a mayores de edad. Dicha legalización «contraviene lo estipulado en las convenciones de control de drogas y socava el marco legal internacional de control de drogas y el respeto por un orden internacional basado en las reglas», ha declarado la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD).

Captura

 

La marihuana en el mundo:

Estados Unidos. Desde el 1 de Enero, California se unió a otros siete estados (Colorado, Washington, Maine, Oregón, Washintong DC, Nevada, Massachussetts y Alaska), que han legalizado el consumo recreativo de marihuana, aunque lo han hecho con restricciones: solamente pueden consumirla los mayores de 21 años y solamente está permitida la venta de 28 gramos como máximo.

No ha existido ningún debate sobre la legalización de la marihuana, pues contrario a lo establecido por la ley internacional, Corea del Norte no considera al cannabis ni al opio como drogas. Entonces, su cultivo, venta y consumo no están penalizados.

Portugal. En este país  no está penado el uso de marihuana, ni de cocaína, heroína y metanfetaminas. Fue en 2001 que Portugal se convirtió en el primer país europeo que oficialmente abolió las penas criminales para personas consumidoras de estas drogas. Pero eso no significa que no haya restricciones, pues una persona que tenga más de la cantidad permitida, de 25 gramos de marihuana y 5 gramos de hachís, se hará acreedora a una sanción administrativa; además, su consumo público no está permitido.

En México está despenalizado el consumo de marihuana pero no está permitido su cultivo de forma generalizada. Sin embargo, el equipo de Andrés Manuel López Obrador, futuro Presidente de México, evalúa impulsar la legalización del cultivo de marihuana en general y de amapola para fármacos.

Preguntas que surgen al hablar sobre legalizar la marihuana:

¿Cómo está regulado el cannabis en los países en los que es legal?

Uruguay, Canadá, Holanda, Estados Unidos (solo algunos estados) o Israel son algunos de los países que han regulado el uso del cannabis, pero no todos lo han hecho de la misma forma. Estos son algunos de los modelos más representativos:

  • Solo para uso terapéutico: es el modelo de países como Israel o algunos estados en Estados Unidos, donde es legal la producción de marihuana –previa adquisición de una licencia gubernamental– y la venta, bajo prescripción médica, en puntos de venta especializados. En Israel, incluso algunas empresas productoras con licencia pueden enviar la marihuana a domicilio a sus pacientes.
  • Uso terapéutico y recreativo: es el modelo que han seguido países como Uruguay y que, a partir del próximo octubre, seguirá Canadá. Funciona de forma similar al tabaco en España, que es legal pero está regulado: la venta está prohibida a menores de edad, solo puede realizarse en establecimientos con licencia y, en el caso de Uruguay, está restringida a 40 gramos por persona y mes. La producción, al igual que en los países donde es legal la marihuana medicinal, debe realizarse con autorización gubernamental.
  • Compra y consumo en lugares determinados: es el caso de los Países Bajos, donde se permite la compra y venta a mayores de edad solo en lugares especializados (los coffee shops) y con un límite de compra de cinco gramos por persona. Sin embargo, la producción es ilegal. Se preguntarán entonces como se regula el acceso de los coffee shops al cannabis. Y la respuesta es que el Estado hace la vista gorda sobre cómo consiguen la marihuana.

¿Es la marihuana una droga «blanda»? ¿Qué diferencia hay con el alcohol y el tabaco?

«Me parece absurdo poder comprar tequila o ginebra en un supermercado y que la marihuana sea ilegal», fue lo que escribió Pablo Iglesias en Twitter. La comparación con otras drogas consideradas «blandas», como el alcohol o el tabaco, es uno de los argumentos esgrimidos a favor de la legalización. Para la Organización Mundial de la Salud, la nicotina es mucho más adictiva que el cannabis. Para expertos, si se mira el nivel de muertes o consecuencias negativas (violencia, accidentes…) vinculados al alcohol o al tabaco son mucho más altos que los del cannabis.

Entre los efectos negativos que el cannabis produce, Orgado, médico e investigador del SEIC de España, enumera «esquizofrenia, brotes psicóticos, problemas de memoria, de concentración, disminución de la motivación…». Entonces, ¿se trata de una droga «dura» o «blanda»? Seguro que has escuchado esta terminología cientos de veces, aunque no convence a los expertos. Y es importante aclarar que esta diferencia solo existe a nivel penal, para castigar de forma más dura al tráfico y producción de las sustancias que tienen mayor repercusión en la salud de las personas, como la cocaína y la heroína. La «dureza» no está relacionada con sus efectos, sino con las penas.

En Ecuador, por ejemplo, es común ver que al asistir a un concierto, te prohíban la entrada con alcohol, pero si te permitan ingresar al recinto con marihuana. ¿Por qué? En una ocasión le pregunté a un guardia de seguridad y me comentó que es porqué el alcohol tiende a poner a las personas más agresivas, mientras que la marihuana solo los relaja y que según los antecedentes en este país, los incidentes por violencia han sido detectados en personas con consumo de alcohol, no de marihuana.

Una legalización, ¿acabaría con el narcotráfico?

Uno de los argumentos que Trudeau ha esgrimido para aprobar el uso recreativo de la marihuana en Canadá es que el narcotráfico disminuirá.

Sin embargo, pensar que la legalización acabaría de un plumazo con el narcotráfico es pecar de optimista: El tráfico ilegal nace con la prohibición, pero la legalización no tiene por qué acabar con él.

Según Monitor Cannabis, el observatorio uruguayo que analiza la evolución de la marihuana en el país tras su legalización, actualmente el 50% del consumo se hace por vía legal. La otra mitad sigue en manos del narcotráfico.

¿Tú crees que la marihuana debería ser legalizada? Cuéntame cómo es su regulación en el país donde vives.

Para más post como este, ayúdame suscribiéndote a este blog. Gracias por leerme.

Feliz semana.

0 votes