Claves para entender qué está pasando en Líbano

Si hay algo que podemos agradecer a las redes sociales, es que podemos enterarnos en tiempo real de lo que pasa en cualquier parte del mundo. Revoluciones se han gestado gracias al uso de las redes sociales y la colaboración de personas alrededor del mundo es posible gracias al buen uso que hacemos de la tecnología. 

Lamentablemente no todo es positivo, también hemos podido ver como ocurren desastres y accidentes mortales, como fue la explosión en Líbano. 

Seguramente conoces muy poco de este país y como el propósito de este artículo es darte las claves para entender la crisis que vive Líbano, primero es necesario ponerte en contexto. 

Datos básicos sobre el Líbano

  • Nombre oficial: República Libanesa. 
  • Capital: Beirut.
  • Idioma oficial: árabe
  • Gentilicio: libanés (libanesa)
  • Ubicación geográfica: Oriente Medio. 
  • Límites: al sur con Israel y al norte y al este con Siria, y está bañado por el mar Mediterráneo al oeste. 
  • Independencia: el país fue colonia francesa, hasta el 22 de noviembre de 1943.

Luego de saber dónde se ubica Líbano en el mundo, responderemos las preguntas más frecuentes que se hace la gente para entender qué está pasando en este país. 

Claves para entender qué está pasando en Líbano

qué está pasando en Líbano

¿Por qué es noticia el Líbano?

El 5 de Agosto, una fuerte explosión sacudió el puerto de Beirut y dejó al menos 135 muertos, más de 4.000 heridos, además de daños generalizados en toda la ciudad.

Las imágenes, que se hicieron virales en todo el mundo y grabadas en tiempo real, mostraron el impacto de la explosión.

De hecho, la potencia de la explosión se sintió incluso a 240 kilómetros del puerto de Beirut, en la isla de Chipre.

qué está pasando en Líbano

¿Qué causó la explosión?

La sustancia responsable fue nitrato de amonio, específicamente 2.750 toneladas que llevaban seis años almacenadas en el puerto de la capital del Líbano sin las medidas de seguridad adecuadas.

¿Qué es y para qué se usa el Nitrato de Amonio?

El nitrato de amonio es un compuesto que ya ha demostrado su peligro en el pasado.

Se trata de un sólido cristalino que se fabrica en cantidades industriales y que se usa mayoritariamente como fuente de fertilizantes, pero también en la industria minera.

El nitrato de amonio es uno de los fertilizantes más utilizados para la agricultura en todo el mundo. También se usa en la fabricación de explosivos. Es un explosivo altamente potente.

El nitrato de amonio suele almacenarse en grandes cantidades por la alta demanda de los agricultores para usarlo como fertilizante.

Luiz Carlos Dias, profesor de Química de la Universidad de Campinas (Unicamp) de Brasil, aclaró que «para que haya una explosión, debe existir una combustión previa».

«Con una gran cantidad de producto almacenada, una temperatura superior a 300 grados puede hacerla explosiva. Un incendio puede alcanzar esa temperatura fácilmente», dijo Dias.

Al ser tan inflamable hay reglas muy estrictas para su almacenamiento seguro.

Entre los requisitos está que el lugar cuente con medidas a prueba de incendios. Tampoco puede haber desagües, tuberías u otros canales en los que se pueda acumular el nitrato porque crearía un peligro explosivo adicional.

Otro problema sucede cuando se deja el material sin usar por mucho tiempo porque absorbe humedad y se convierte en una roca gigante. Esto es más peligroso porque si se produce un choque, se expande mucho más fácil.

¿A qué se debió la rapidez con que se expandió la nube?

Tras la explosión, las imágenes desde Beirut mostraron una especie de nube con forma de hongo que se expandió rápidamente.

La onda de choque se produce por el aire comprimido. El aire se expande rápidamente, luego se enfría de repente y el agua se condensa, lo que origina la nube.

Según un artículo de la publicación académica digital The Conversation escrito por el ingeniero químico Gabriel da Silva, de la Universidad de Melbourne, Australia, una de las claves está en la densidad del oxígeno.

«El nitrato de amonio no se quema por sí solo», escribió Silva. «Actúa como una fuente de oxígeno que acelera la combustión de otros materiales».

«Las pastillas de nitrato de amonio tienen mucho más oxígeno concentrado que el aire que nos rodea. A altas temperaturas, este compuesto se descompone violentamente, creando gases como óxido de nitrógeno y vapor de agua», añadió.

Además del óxido de nitrógeno, cuando el nitrato de amonio explota, puede liberar otros gases tóxicos, como el amoníaco.

Los tintes naranjas que se vieron en la nube son causados por el dióxido de nitrógeno, el cual suele asociarse con la contaminación del aire. Si no hay mucho viento, podría convertirse en un peligro para las personas.

Silva afirmó: «Presentará un riesgo para la salud de los residentes hasta que se disipen naturalmente, lo que podría llevar varios días dependiendo del clima local».

El dato:

Esta no es la primera vez que esta sustancia protagoniza episodios devastadores, tanto atentados como accidentes.

Argentina vivió el atentado más trágico de su historia un 18 de julio de 1994, cuando una explosión contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) dejó 85 muertos y más de 300 heridos.

A 26 años del caso, nadie ha sido juzgado o encarcelado.

¿Cómo llegaron al puerto de Beirut las 2.750 toneladas de nitrato de amonio?

Las miradas se han puesto en un hecho acontecido en 2013, cuando un barco arrendado por un ruso y con bandera de Moldavia atracó de emergencia en Beirut por problemas técnicos.

El gobierno no ha dicho que ese sea el origen del nitrato de amonio de la explosión, pero el barco transportaba, precisamente, la cantidad de 2.750 toneladas que fueron confiscadas por las autoridades libanesas.

El MV Rhosus llevaba la bandera de Moldavia y transportaba el nitrato de amonio desde Georgia hasta Mozambique, pero sufrió problemas técnicos durante la travesía y tuvo que parar en Beirut.

Una vez allí, la nave fue inspeccionada por las autoridades libanesas y se le prohibió reemprender la ruta por no pagar las tarifas portuarias correspondientes, de acuerdo a un reporte de 2015 de Shiparrested, una red de abogados que gestiona asuntos legales de buques de carga.

El antiguo capitán de ese buque, el ruso Boris Prokoshev, fue entrevistado esta semana por la cadena rusa Radio Libertad de Siberia.

Según Prokoshev, la nave pertenecía al ciudadano ruso Igor Grechushkin, el cual se desentendió del asunto y no respondió al llamado de tripulantes y abogados para pagar las tarifas y continuar con la travesía.

Algunos de los tripulantes que iban en el barco fueron liberados, pero el capitán Prokoshev, otro ciudadano ruso y tres ucranianos fueron retenidos.

Posteriormente, la carga de nitrato de amonio fue confiscada por las autoridades y trasladada a un contenedor del puerto por motivos de seguridad.

Aclarado lo concerniente a la explosión. Hablemos de quienes son los responsables y por qué esta explosión agudizó una crisis institucional en Líbano. 

¿Qué dice el gobierno de Líbano?

Las autoridades libanesas apuntan a un caso de negligencia y han señalado como causa a las 2.750 toneladas de nitrato de amonio guardadas durante seis años en el puerto sin las medidas de seguridad necesarias.

El gobierno anunció una investigación y puso bajo arresto domiciliario a varios funcionarios del puerto, pero para muchos esto no es suficiente.

¿Qué dicen los ciudadanos?

Muchos en Líbano hablan de la pérdida de la fe en las instituciones, a las que acusan de corruptas y negligentes.

Y, como explicaron desde una organización libanesa de derechos humanos, existe el temor de que nunca se sepa quiénes son los verdaderos responsables de la explosión.

Ante este panorama, organizaciones internacionales han pedido que se lleve a cabo una pesquisa independiente dados los «repetidos fracasos» de las autoridades libanesas a la hora de investigar «errores gubernamentales».

¿Qué dice la Comunidad Internacional?

Al llamamiento de la gente se sumó el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien este jueves visitó la capital de Líbano para ofrecer ayuda desde su gobierno.

¿Por qué Líbano enfrenta una crisis?

crisis en Líbano

Líbano ocupa el puesto 137 de 180 países (180 es el peor) en el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional de 2019.

Una corrupción que muchos consideran especialmente presente en el departamento de aduanas del puerto de Beirut, al que coloquialmente conocen los locales como la «cueva de Alí Babá y los 40 ladrones»por la cantidad de escándalos que allí han saltado.

Esto, unido a la crisis económica que atraviesa el país, la alta tasa de desempleo y ahora la explosión en Beirut han provocado que los libaneses salgan a la calle a pedir justicia. Resumidamente:

  • Su deuda interna con respecto al producto interno bruto (lo que debe un país en comparación con lo que produce su economía) fue la tercera más alta del mundo.
  • El desempleo se situó en el 25% y casi un tercio de la población vivía por debajo del umbral de pobreza.
  • A finales del año pasado, también se desveló que el Estado era completamente consciente de que el Banco Central estaba llevando a cabo lo que era básicamente un esquema financiero piramidal, conocido como Ponzi.
  • El organismo pedía prestado a los bancos comerciales a unas tasas de interés superiores a las del mercado para pagar sus deudas y mantener fijo el tipo de cambio de la libra libanesa contra el dólar estadounidense.

¿Por qué el Líbano tiene dificultades para salir adelante?

La mayoría de los analistas apuntan a un factor clave: el sectarismo político. Son grupos que se ocupan de sus propios intereses.

Líbano reconoce oficialmente a 18 comunidades religiosas: cuatro musulmanas, 12 cristianas, la secta drusa y el judaísmo.

Las tres principales instituciones políticas -el presidente, el presidente del parlamento y el primer ministro- se dividen entre las tres comunidades más grandes (cristiana maronita, musulmana chiíta y musulmana sunita, respectivamente) en virtud de un acuerdo que data de 1943.

Los 128 escaños del Parlamento también se dividen en partes iguales entre cristianos y musulmanes (incluidos los drusos).

Es esta diversidad religiosa la que hace del país un blanco fácil para la interferencia de las potencias externas.

Así sucede por ejemplo con el respaldo de Irán al movimiento chiíta de Hezbolá, ampliamente considerado como el grupo militar y político más poderoso del Líbano.

Desde el final de la guerra civil, los líderes políticos de cada secta han mantenido su poder e influencia a través de un sistema de redes de mecenazgo, protegiendo los intereses de las comunidades religiosas que representan y ofreciendo incentivos financieros, tanto legales como ilegales.


Recientemente, el Primer Ministro de Líbano renunció a su puesto y el gobierno hizo lo mismo en bloque, lo que deja al país en un vacío de poder que en vez de ser una solución, agudiza aún más la crisis institucional. 

0 votes

Miss Política

Volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: