Guaidó y su gira internacional ¿Qué podemos esperar?

reunión entre Guaidó y Trump
  • Ovación y reconocimiento en Estados Unidos. Además de una reunión a puertas secretas con Donald Trump que tiene a más de uno especulando. 
  • Emmanuel Macron, Presidente de Francia, lo recibe y reconoce como Presidente de la Asamblea Nacional. 
  • Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá lo recibe como Presidente Interino de Venezuela. 
  • Invitado a la Cumbre del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, rodeandose de la élite política e empresarial mundial, por supuesto, un punto a favor para su visualización. 
  • Luego de tres semanas, llega a Venezuela recibido con aplausos, por el pueblo y miembros de algunos partidos de oposición que después de varios intentos, logran llegar al aeropuerto de Maiquetía. 

Todos se preguntan si después de tres semanas de gira internacional en busca de apoyo de los líderes mundiales, Guaidó por fin llegue al país renovado y con una nueva estrategia, esta vez definitiva para lograr la tan anhelada libertad de Venezuela, reflejada por supuesto, en la salida del poder de Nicolás Maduro y su gabinete, elecciones libres y una solución que ponga fin a la crisis humanitaria que viven los venezolanos. 

Dos imágenes se han hecho virales en las redes sociales por su alto contenido simbólico y un gesto de respaldo al político venezolano. Y es que pese a que Guaidó se reunió con los primeros ministros de Canadá y Reino Unido o el presidente francés, al parecer la reunión del millón de dólares fue la de Donald Trump, como momento cumbre de su gira y que puede indicarnos un resultado favorable o no de ella. 

¿Qué podemos esperar de la reunión entre Guaidó y Trump?

Reunión entre Guaidó y Trump en la Casa Blanca

Luego del apoyo, al menos en teoría de los Estados Unidos, la pregunta que cabe hacerse es: ¿Cómo se traduce este apoyo?

Si bien es cierto que la foto con Trump da una imagen positiva a Guaidó, no podemos negar que solo se trata de eso: cuestión de imagen, imagen que debe cuidar con el mundo político. Objetivo alcanzado. 

Ahora, analicemos el discurso. Trump volvió a calificar a Nicolás Maduro de “gobernante ilegítimo” y aseguró que “su tiranía será destruída”. En esta ocasión, no pronunció la frase: “todas las opciones están sobre la mesa”, en la que se dejaba entrever que no se descartaba la alternativa militar para derribar a Maduro. ¿Podríamos pensar que ya se desechó la opción militar? No podemos asegurarlo, sin embargo, los analistas políticos consideran que la amenaza de una intervención militar sólo es aceptable para los opositores más extremos. Ejemplo: María Corina Machado o Diego Arria. 

Pero continuar con este discurso sería contraproducente para Guaidó, entre otras cosas, debido a que su popularidad ha disminuido y solo es un pequeño sector de la oposición que considera la intervención como la opción más viable. 

Por otro lado, no podemos dejar de lado la postura del Secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, quién se ha mostrado partidario de una negociación como solución al conflicto político venezolano. 

Ahora, si la implicación militar de los Estados Unidos para frenar al Gobierno de Nicolás Maduro se desvanece, surge otra interrogante: ¿Qué más puede hacer Estados Unidos para ayudar a Guaidó? 

Y creo que es momento dejar de lado las sanciones económicas impuestas a funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro, ya que eso no les ha limitado a seguir haciendo dinero y abasteciéndose a expensas de los venezolanos. 

Poder vs legitimidad

reunión entre Guaidó y Trump

La gira de Guaidó le ha servido para consolidar su legitimidad ante más de 50 líderes mundiales que lo reconocen como Presidente Interino de Venezuela, sin embargo, sigue haciendo ruido los calificativos que le dieron algunos líderes mundiales como Macron, al recibirlo, no como presidente interino, sino como presidente de la Asamblea Nacional. Bastante diplomática Francia. 

Si eres alguien que apenas está aprendiendo de política te preguntarás: ¿entonces quién va ganando realmente este juego de ajedrez?

Existe un juego de poder en Venezuela, que no podemos negar y va ganando Nicolás Maduro. Mientras, Guaidó está ganando el juego de legitimidad y una mejor posición ante la Comunidad Internacional. 

Profundicemos un poco: aunque pareciera estar empatado, el poder lo ostenta Maduro. Sigue sentándose en Miraflores (el Palacio Presidencial venezolano), se hizo de nuevo con la Asamblea Nacional, y aunque la oposición diga que es solo un lugar y que pueden gobernar en otro, lo cierto es que es un espacio de representatividad que Guaidó se dejó arrebatar y que luego de años de fracasos, hace que la gente pierda la confianza en él como líder. 

Maduro también cuenta con el apoyo militar, cuestionable o no, pero lo tiene.

Si a esto le sumamos los apoyos de potencias contrapuestas en el conflicto como lo son Estados Unidos y Rusia, el escenario se vuelve aún más imprevisible, porque es un hecho que Rusia sigue apoyando a Maduro y está ayudando a minimizar las sanciones impuestas por Estados Unidos. 

Qué dice la oposición venezolana 

Figuras de peso en la oposición como Henrique Capriles Radonksi, pidió reabrir el debate sobre la conveniencia de participar en las elecciones parlamentarias que anunció Maduro. Un total fiasco. 

Voluntad Popular, hasta hace poco el partido al que pertenecía Juan Guaidó, tiene una fuerte postura en contra de participar en elecciones si no hay un cambio en el Consejo Nacional Electoral (que favorece a Maduro), pues no puede hablarse de garantías y participar sólo sería darle legitimidad. 

Sí, ese encuentro favorece mucho más a Guaidó que a Trump por obvias razones, pero no nos engañemos, si en los proximos (al menos) tres meses no ocurre nada que impacte, esa imagen que se hizo viral sólo habrá servido para que Guaidó la conserve en su historial de logros personales. Los venezolanos se sentirán defraudados una vez más y la luz al final del túnel seguirá sin verse. 

Suelen preguntarme cuál es mi posición respecto a Juan Guaidó y a una posible participación de la oposición en elecciones. A dichas interrogantes, contesto lo siguiente: 

  • Guaidó es como cualquier venezolano que entra en política para hacer las cosas bien, para trabajar por el país y hacer un cambio. Pero lo cierto es, que si no hubiese sido porque los líderes del partido estaban encarcelados o exiliados, el no estuviese en la posición en la que ahora se encuentra (y ni siquiera hubiese sido una de las opciones del partido para liderar el movimiento). Ha demostrado que ideas bonitas no lo son todo y que como todo en política, es un hombre más y que como es la dinámica política venezolana, poco puede hacer si no cuenta con el respaldo real de los partidos más fuertes y que de hecho, estos pueden hacerle contrapeso y lo han demostrado. 
  • Sobre las elecciones… si la oposición participa en elecciones con un mismo Consejo Nacional Electoral, estaría legitimando a Nicolás Maduro y su gobierno. En este sentido, comparto la postura de Voluntad Popular.

Una vez más, toca esperar (sentados), que pasará en Venezuela. Seguimos informando. 

Te puede interesar leer: 

Gracias por leernos. También puedes compartir este artículo con tus amigos, familiares, seres queridos y no tan queridos.
Miss Política

  • NOTA: este es un artículo de opinión realizado por Maira Pereira, editora y creadora de Miss Política. Asesora de Comunicación Política y sociólogo. Puedes seguirla a través de sus redes sociales: LinkedInTwitter e Instagram.
0 votes